Advertencia contra la Bid'a (la innovación)

Resumen del tema

Allah envió al Profeta Mohammed para todo el Universo y éste hizo llegar el mensaje de su Señor a toda la gente. Él cumplió lo que tuvo que hacer en su religión, y dejó a la Ummah (la Comunidad islámica) con una religión pura igual en los días que en las noches. No se murió antes de completar su mensaje, así que no dejó ninguna oportunidad para que nadie agregara o quitara algo de la religión, sino nos advirtió acerca de eso y no aceptó ninguna obra que no fuera según su guía, así que todo el bien está en seguir su guía, y todo el mal está en abandonarla.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Quien colma de bendiciones a Sus siervos y aparta de ellos muchas de las desgracias por Su misericordia. Lo alabamos como corresponde a la majestuosidad de Su rostro y la grandiosidad de Su poderío. Atestiguo que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, sin asociados. Sus promesas son inalterables, cuando Él decide algo nadie lo puede impedir, y Él es rápido en ajustar cuentas. Alabado sea Al-lah, Quien dictaminó que la vía hacía la salvación sólo se puede seguir por medio de la práctica de las enseñanzas que reveló en Su Libro, el Corán, y en la Sunna de Su Profeta, Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero; el líder de los creyentes, el ejemplo de los justos y el mejor de los educadores. ¡Al-lah! Bendice a Muhammad, a su familia, a sus compañeros y a todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

Al-lah envió a su Mensajero, Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en un momento especial de la historia, cuando la perdición y la injusticia predominaban y la gente se hallaba poseída por una ignorancia fatal, sin acercarse a la verdad ni poder reconocerla. Entonces, la misión del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue sacar a la gente del seguimiento ciego de sus pasiones y las costumbres de sus ancestros.

Cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, murió, había comunicado el mensaje, cumpliendo de esta manera con la misión que se le encomendó; aconsejó a la gente todo el bien y los previno de todo mal, dejó la práctica de adoración completa y desarrollada, y nos dejó al tanto de toda la evidencia clara y elocuente, para que nadie tenga excusa alguna. Aún así, temía que la gente volviera a seguir sus caprichos y abandonara el seguimiento de sus enseñanzas, o siguieran ciegamente a otras personas y abandonaran su Sunna. Por eso, nos advirtió e informó de la aparición de tribulaciones y tentaciones, la pérdida de la Sunna y la difusión de la bid’a, que es la innovación herética que trata de introducir en la creencia o la práctica de la creencia cosas que no formaban parte originalmente de ella. También, nos advirtió de las maquinaciones de los heréticos que se dispersaron y diversificaron después de la época del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Pasaron unos pocos años y aparecieron los racionalistas encabezados por la secta mu’tazila y los exagerados sufíes, los anarquistas con los jawariy (quienes consideran a todo musulmán que cometa un pecado grave como incrédulo), o los muryi’a (para quienes basta que la creencia esté en el corazón y no importan nada las buenas o malas obras que realice la persona), y muchas otras sectas heréticas. Así fue que algunas personas se perdieron y se apartaron de la senda de la Sunna.

Estas cuatro cosas son la base cuadrangular de las bid’as y el ataque contra la Sunna:

Los caprichos.

La priorización exagerada de la razón individual.

El seguimiento ciego de costumbres ancestrales.

La ignorancia.

El Sagrado Corán guarda un gran número de aleyas que animan al seguimiento y la obediencia, y demuestran que estas actitudes son las señales del verdadero amor al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam. Al-lah dijo: {Di: Si verdaderamente amáis a Al-lah, ¡seguidme!, y Al-lah os amará y os perdonará los pecados.} [Corán 3:31], {…pero si lo obedecen [al Mensajero] se encaminarán.} [Corán 24:54], {Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido.} [Corán 59:7] El seguimiento de otros fuera del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en la actualidad no es sino seguimiento de caprichos. Al-lah dijo también: {Pero si aún así no te responden, sabe que no hacen más que seguir sus pasiones. ¿Acaso existe alguien más extraviado que quien sigue sus pasiones sin ninguna guía proveniente de Al-lah? Al-lah no guía a los inicuos.} [Corán 28:50] Los caprichosos seguidores de sus deseos son los que evitan seguir la Sunna, {Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida mísera, y el Día del Juicio lo resucitaremos ciego.} [Corán 20:124]; y así son los herejes, sienten sus pechos oprimidos y están constantemente en incomodidad y pesar. No les llega la tranquilidad ni el sosiego, pues la guía viene sólo con el seguimiento de Al-lah y Su Mensajero, {Dijo [Al-lah]: …quienes sigan Mi guía no se extraviarán ni serán desdichados.} [Corán 20:123]

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien introduce en nuestra forma de adoración algo que no es de ella, se le rechazará…”. [Bujari y Muslim] En una versión de Muslim, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dice: “Quien hace algo que no está acorde a nuestro mensaje, se le rechaza”.

Dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La mejor palabra es la del Corán y la mejor guía es la de Muhammad, y los peores asuntos son las innovaciones heréticas; y toda bid’a es perdición y toda perdición estará en el fuego”. [Muslim, Ibn Maya y otros]

Anas Ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien rechaza mi Sunna no es de los míos” [Muslim], y dijo: “Al-lah ha puesto un velo entre el perdón y la persona herética, hasta que esta deje su herejía (bid’a)”. [At-Tabarani]

Dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: ‘Cuidado con las innovaciones heréticas, pues toda innovación herética es perdición”. [Abu Dawud, At-Tirmidhi, Ibn Maya e Ibn Hibban], y dijo: “Toda obra tiene una inclinación, aquel cuya inclinación sea hacia mi Sunna está bien guiado, aquel cuya inclinación sea por algo más estará perdido”. [Ibn Abi ‘Asim e Ibn Hibban]

Dijo Al-lah: {¿Acaso [los idólatras] tienen cómplices [en la incredulidad] que les han establecido preceptos religiosos que Al-lah no ha permitido?} [Corán 42:21]

Dijo el Imam Ahmad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia: “Me sorprenden algunas personas que conocen el Isnad (de un hadiz) y su autenticidad y aún así se inclinan por la opinión de Sufian (un sabio famoso) siendo que Al-lah dice: {Y que aquellos que desobedezcan las órdenes del Mensajero de Al-lah [y rechacen su Mensaje] estén precavidos, no sea que les sobrevenga una fitna o les azote un severo castigo.} [Corán 24:63] ¿Sabes cuál es la fitna? La fitna es el Shirk. Si alguien rechaza su enseñanza es posible que entre en su corazón algo de esa fitna y se pierda totalmente”.

Dice Al-lah: {Un verdadero creyente o a una verdadera creyente no deben, cuando Al-lah y Su Mensajero hayan dictaminado un asunto, actuar en forma contraria; y sabed que quien desobedezca a Al-lah y a Su Mensajero se habrá desviado evidentemente.} [Corán 33:36] Y dijo el Profeta: “Deben seguir mi Sunna y la Sunna de los Califas justos y bien guiados, aférrense a ello con los dientes y cuídense de las innovaciones heréticas, pues toda herejía es perdición”.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Apéguense a la senda recta y la Sunna, pues toda persona en la tierra que esté sobre la senda recta y la Sunna, que recuerde a Al-lah y lloren sus ojos por el temor a Él, estará a salvo del castigo de Al-lah. Y toda persona que esté sobre la senda recta y la Sunna, que rememore a Al-lah dentro de sí y que se le erice la piel por el temor a Al-lah, Él le retirará sus faltas como caen las hojas secas de los árboles cuando los azotan los vientos fuertes; pues una obra moderada en la senda de la Sunna es mejor que un gran esfuerzo fuera de la Sunna”.

Dicen algunos eruditos: “Quien pone sus deseos a disposición de la Sunna, en sus dichos y hechos, hablará con sabiduría; y quien pone sus deseos a disposición de sus caprichos, hablará de forma herética”.

Apartarse de la Sunna significa la perdición y la sedición en la fe. Al-lah dijo: {Y éste es mi sendero recto, seguidlo pues. Y no sigáis otros caminos, porque, si lo hacéis, éstos os dividirán y desviarán de Su camino. Esto es lo que os ha ordenado para que Le temáis.} [Corán 6:153], y también aclaró que transgredir lo que Él ha mandado es injusticia: {Mantente firme [¡Oh, Muhammad! en el sendero recto] como se te ha ordenado, y que también lo hagan quienes se arrepientan [de su incredulidad y te sigan], y no seáis transgresores.} [Corán 11:112] La adoración en base exclusivamente a lo que cada persona vea conveniente, sin evidencias ni una guía, es la esencia misma del capricho: {¿Acaso crees [¡Oh, Muhammad!] que puedes velar por las obras de quienes hacen todo lo que les dictan sus pasiones?} [Corán 25:43], y la persona que incurre en esto corre el peligro de que se le apliquen las palabras del Corán que dicen: {Éstos son a quienes Al-lah ha sellado con la incredulidad sus corazones, sus oídos y sus ojos, y son indiferentes [ante Nuestros signos].} [Corán 16:108]

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, llamó a la bid’a “perdición”, porque el herético se pierde en sus caprichos y deseos, entonces toma las evidencias con cierta porción de ambigüedad, sometiéndolas a sus deseos y caprichos sin rendirlas a la obediencia de Al-lah, haciendo así que su deseo y su apreciación personal de lo que es bueno se conviertan en las bases fundamentales, quedando las evidencias en segundo plano, para luego interpretarlas a gusto de su deseo y juicio personal, por eso dice Al-lah: {Así es como Él extravía a muchos hombres y guía a otros.} [Corán 2:26]; y nos advirtió que no sigamos la senda herética al interpretar las evidencias, pues dijo: {Él es Quien te ha revelado el Libro. Contiene aleyas precisas que son la base del Libro, y otras alegóricas. Aquellos de corazón extraviado siguen sólo las alegóricas con el fin de sembrar la discordia y pretendiendo interpretarlas capciosamente.} [Corán 3:7] y el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, pidió refugio contra los vicios, los caprichos y los males.

Y de los eruditos destacados a través de la historia del Islam, citamos lo que dijo el Imam Ash-Shatibi, que Al-lah lo tenga en Su misericordia: “Al herético se le azota con la humillación en esta vida y la ira de Al-lah, según las palabras de Al-lah: {Ciertamente que la ira de Al-lah azotará a aquellos que adoraron el becerro, y serán humillados en esta vida. Así es como castigamos a quienes inventan mentiras.} [Corán 7:152], que son generales sobre los heréticos y sus similares, pues toda innovación herética es una mentira sobre Al-lah”.

El Imam Malik dijo: “Quien desea innovar algo en el Islam que él considera útil y necesario, lo que verdaderamente está alegando es que Muhammad traicionó su mensaje, porque Al-lah dice: {Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión} [Corán 5:3], y lo que en ese día no era parte de la práctica de adoración, hoy tampoco lo es”.

Así es que deben temer a Al-lah los líderes de los musulmanes, y no convertirse en una tribulación para ellos.

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas, háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

Ahora bien, algunas de las cosas que hacen caer a la gente en la bid’a son:

La imitación ciega de costumbres ancestrales.

Las malas enseñanzas de gente que, aunque tienen conocimiento, se desvían por su orgullo y falta de temor a Al-lah, y se han enceguecido y creído que son los más sabios del mundo.

El fanatismo por algún maestro o líder.

Así pues, una de las maneras más antiguas en que Satán engaña a la gente para que sigan sus pasiones en vez de la verdad, es por medio de la imitación ciega de costumbres heredadas y de líderes desviados. En este sentido, Al-lah nos informó de lo que el Profeta Ibrahim (Abraham), que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo a su gente: {Dijeron: Adoramos a ídolos, y estamos consagrados a ellos. Dijo [Abraham]: ¿Acaso pueden oír vuestras súplicas? ¿O pueden beneficiaros o dañaros en algo? Dijeron: No, pero esto es lo que adoraban nuestros padres [y nosotros los imitamos].} [Corán 26:71-74], y ellos evitaron responder a sus cuestionamientos escudándose en la imitación de sus ancestros: {¿Acaso les concedimos un libro [anterior al Corán] en el que se basan? Pero [en realidad carecen de fundamento] y dicen: Nosotros vimos a nuestros padres que tenían una religión [y adoraban a los ídolos], y seguimos sus pasos [y no creemos en Muhammad]. No enviamos anteriormente a ningún amonestador a su pueblo sin que dijeran los más ricos y poderosos: Nosotros vimos a nuestros padres que practicaban una religión [politeísta], y los imitamos. [Todo Mensajeros le dijo a su pueblo]: ¿Y si os propongo algo mejor que lo que practicaban vuestros padres? Le respondían: Nosotros no creemos en vuestro Mensaje.} [Corán 43:21-24]

El innovador herético ve que la práctica religiosa está incompleta y que él la va a completar con su innovación; pues si creyese en la plenitud de la práctica religiosa no necesitaría incorporarle sus innovaciones.

La bid’a retorna la Yahilía (ignorancia) a la vida de la gente, pues provoca la separación y el conflicto, y cada secta cree que sus ideas son mejores que las de los demás, como dijo Al-lah: {Pero a pesar de ello, [los hombres] se dividieron formando diferentes religiones, y cada grupo se contenta con su creencia.} [Corán 23:53], y {Y éste es mi sendero recto, seguidlo, pues. Y no sigáis otros caminos, porque, si lo hacéis, éstos os dividirán y desviarán de Su camino. Esto es lo que os ha ordenado para que Le temáis.} [Corán 6:153] En cambio, la Sunna une a la gente y unifica sus corazones en la hermandad de una sola religión y una sola práctica de adoración, como dijo Al-lah: {Aferraos todos a la religión de Al-lah y no os dividáis.} [Corán 3:103]

Otro perjuicio es que provoca la soberbia ante la verdad, pues el hereje, si se le invita hacia lo correcto, no cede y se aferra a su herejía.

También causa la distorsión de la imagen del Islam, y este es el objetivo de los demonios que hay entre los hombres y los genios de entre los incrédulos e hipócritas.

Los medios de comunicación del mundo islámico tienen parte de la culpa por difundir estas herejías, y la gente por el mundo piensa que son parte del Islam. También, algunos eruditos son cómplices, porque en lugar de advertir a la gente, se dedican a enseñar o validar esas desviaciones.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Señor! Ayúdame a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera.

¡Oh Señor! Nadie puede prohibir que proveas a alguien, así como nadie puede dar si Tú lo impides, y no hay bondad que pueda beneficiar, porque Tuya es la bondad. Oh Al-lah, enriquécenos, líbranos de la necesidad y haznos de los que gastan sus bienes por Tu causa y agrado.

¡Oh Al-lah! Toda la gracia que poseo o posea cualquier otro de la creación proviene de Ti, Único, sin asociados; para Ti es la alabanza y el agradecimiento. Guarda y cuida de mi familia y bienes, pues Tú eres el Único que puede asegurar la salud, el bienestar y la felicidad.