El recuerdo de Allah

Resumen del tema

Recordar a Allah frecuentemente es para el corazón como el agua para los peces, ¿qué sería del pez si deja el agua? Nuestra religión nos insta a mantener nuestra relación con nuestro Señor, para que la conciencia permanezca viva y el corazón se purifique pidiéndole ayuda y éxito a Allah. Por eso vino en la Sunnah pura una invitación a la gente a que recuerde a Allah frecuentemente, en todo momento.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guía nadie puede desviar, y a quien extravía nadie puede guiar. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es Su siervo y Mensajero. Alabado sea Al-lah, Señor del universo.

Les recomiendo, hermanos, teman a Al-lah el Todopoderoso. Témanle en secreto y en público, témanle, adórenlo e inclínense ante Él y hagan el bien para que obtengan el éxito.

El corazón del ser humano necesita restaurarse, necesita atención y, como los demás seres vivos, los hombres no pueden prescindir de determinados elementos para vivir y progresar.

Una de las cosas que acaba con todas las angustias, los problemas, y que nos protege de los enemigos, es el recuerdo de Al-lah, alabado sea, recordarlo a cada momento, en cada segundo de la vida, esta es la forma que tenemos para pulir los corazones y la medicina para arreglarlos, para que todos estemos sanos y salvos.

Dijo Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo guarde en Su misericordia: “Escuché al Sheij del Islam Ibn Taimiah, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, decir: ‘El recuerdo de Al-lah es para el corazón igual que el agua para el pez. ¿Cómo sería el pez si se lo saca del agua?’”

Siervos de Al-lah, la relación entre el siervo y su Señor no se limita al momento en el que uno le ruega por la mañana o por la tarde y nada más. Hay personas que sólo recuerdan a Dios en el momento del Salat, pero luego caminan por el mundo negligentemente, pecando, haciendo lo que quieren sin ningún tipo de parámetros, ésta es una adoración engañosa, una en donde sólo se recuerda a Al-lah para pedirle, mas no para adorarlo.

La verdadera relación con Al-lah es que el siervo recuerde a su Señor doquiera se encuentre, y que este recuerdo de Al-lah sea acorde a sus órdenes y prohibiciones.

La religión monoteísta exhorta a que el musulmán se mantenga unido a su Señor, purifique su alma y su corazón, y tome de ello el auxilio que necesita y el éxito. Debido a esto es que ordena el Libro Sagrado y la Sunna profética incrementar el recuerdo de Al-lah, Todopoderoso, en toda situación. Al-lah dice en la Sura “Los Aliados”: {¡Oh, creyentes! Recordad constantemente a Al-lah, Y glorificadle mañana y tarde.} [Corán 33:41-41]

Y dice el Creador en la misma Sura: {Al-lah les tiene reservado Su perdón y una gran recompensa a los musulmanes y a las musulmanas, a los creyentes y a las creyentes, a los piadosos y a las piadosas, a los justos y a las justas, a los pacientes y a las pacientes, a los humildes y a las humildes, a aquellos y aquellas que hacen caridades, a los ayunadores y a las ayunadoras, a los pudorosos y a las pudorosas, y a aquellos y a aquellas que recuerdan frecuentemente a Al-lah.} [Corán 33:35]

También, el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Dos palabras amadas por el Clemente, livianas para la lengua, pesadas en la balanza: Glorificado y alabado sea Al-lah, glorificado sea Al-lah el Grandioso”. [Bujari y Muslim]

Al respecto de recordar constantemente a Dios, dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¿Queréis que os informe acerca de la mejor de las obras, y de la más pura ante vuestro Soberano, que tiene más grados, que es mejor que hacer caridades con oro y plata…?” Dijeron: “¿Qué es Mensajero de Al-lah?” Les dijo: “El recuerdo de Al-lah”. [Ahmad]

También dijo: “Quien diga: ‘Glorificado y alabado sea Al-lah’, le será plantada una palmera en el Paraíso”. [At Tirmidhi]

Siervos de Al-lah, tengan siempre presente que a través del recuerdo de Dios el musulmán se protege de las desgracias, se le solucionan sus problemas y se hacen más llevaderos los reveses de la vida. Al-lah ha embellecido la lengua de quienes lo recuerdan como embelleció la luz de los ojos de los videntes.

Pero también deben saber que la lengua negligente es como el ojo ciego, como los oídos sordos, las manos paralizadas; quien no recuerda a Al-lah con sus obras, su pensamiento, su palabra, está convirtiendo su lengua en perezosa. El recuerdo de Al-lah es una puerta abierta para el siervo ante su Señor, y siempre permanece abierta mientras el siervo no la cierre con su negligencia.

Dijo Al Hasan Al Basri, que Al-lah lo tenga en Su misericordia: “Pierden la dulzura de tres cosas: de la oración, del recuerdo de Dios y de la lectura del Sagrado Corán. Si se encuentran con gente así, sepan que tienen la puerta cerrada”.

Los que abandonan el recuerdo de Al-lah o se olvidan de Él, son como personas muertas, y Satanás puede hacerlos caer en la falta que quiera.

Por otro lado, aquellos que recuerdan a Al-lah en cada momento de sus vidas tienen motivos para estar felices y llevar existencias plenas, porque el recuerdo de Al-lah es un motivo para evitar que la persona merezca la ira de Dios y sea arrojada al Fuego. Al-lah dice en la Sura “Los Ornamentos”: {A quien se aparte del recuerdo que el Misericordioso envió [el Corán] le asignaremos un demonio que será su compañero inseparable [y le susurrará el mal].} [Corán 43:36] Y dice también: {Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida mísera, y el Día del Juicio lo resucitaremos ciego.} [Corán 20:124]

Dijo Ibn Abbás, que Al-lah esté complacido con ambos: “Satanás asedia el corazón del hijo de Adán; si se olvida y es negligente, le susurra; pero si recuerda a Al-lah, el demonio huye. Un hombre iba montado tras el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; el animal tropezó y el hombre dijo: “Satanás lo ha hecho tropezar”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le dijo: “No digas que lo que motiva el tropiezo es Satanás, porque se agranda como una casa, mejor di: “En el nombre de Al-lah”, porque así se empequeñece como una mosca”. [Ahmad y Abu Daud]

Narró Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, acerca de algunos salaf que decían: “Si se afirma el recuerdo de Al-lah en el corazón, cuando se acerca Satanás el ser humano lucha contra él, entonces se reúnen otros demonios y dicen: ‘¿Qué le sucede?’ Y les responden: ‘El ser humano está colmado del recuerdo de Al-lah’. Está a salvo de la hipocresía, libre de los cerrojos de las pasiones, es un puente que conduce al ser humano hacia la complacencia de Al-lah, y todo cuanto le ha reservado de delicias y placeres. Posee un arma poderosa, se menciona que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo acerca de la conquista de Constantinopla: “Cuando lleguéis a ella, no luchéis con las armas ni arrojéis flechas, decid ‘La ilaha il-la Al-lah’ (nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah) y caerá uno de sus flancos; luego digan por segunda vez ‘La ilaha il-la Al-lah’, y caerá otro flanco; luego digan por tercera vez ‘La ilaha illah Al-lah wa Al-lahu Akbar y se os abrirán las puertas, ingresad y tomad el botín”. [Muslim]

Hermanos, el recuerdo de Al-lah es lo más noble que alguien se pueda imaginar, lo más puro que pasa por la lengua y los labios que lo pronuncian. El recuerdo de Al-lah vivifica en las almas la grandiosidad de Dios. Así, el que recuerda a Al-lah frecuentemente siente felicidad, tranquilidad en su corazón y su cuerpo. En el Corán, en la Sura “El Trueno” dice: {Aquellos que creen, sus corazones se sosiegan con el recuerdo de Al-lah. ¿Acaso no es con el recuerdo de Al-lah que se sosiegan los corazones?} [Corán 13:28]

El Altísimo dice en un hadiz qudsi: “Yo estoy en los pensamientos de Mi siervo, estoy con él si Me recuerda, si Me recuerda en su interior Yo lo recuerdo, y si me recuerda ante una corte, yo lo recordaré ante una corte mejor (de ángeles)”. [Bujari y Muslim]

En una ocasión, Ali y Fátima se quejaron de no tener quien les moliera el trigo y que los quehaceres de la casa eran muy pesados, entonces ella le pidió un sirviente, y el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¿No quieren que les indique algo mejor que un sirviente? Cuando se vayan a dormir digan ‘Alhamdu lil-lah’ (glorificado sea Al-lah) treinta y tres veces;, ‘Subhan Al-lah’ (alabado sea Al-lah) treinta y tres veces; y ‘Al-lahu Akbar’ (Al-lah es supremo) treinta y cuatro veces; son cien veces que se pronuncian con la boca y mil en la balanza”. Dijo Ali: “No dejé de pronunciarlas desde aquella vez”, un hombre le preguntó: “¿Ni siquiera en la noche de Siffin?”, le respondió: “Ni siquiera en la noche de Siffin”.

Cada uno de nosotros debe ser más consciente de la realidad que nos rodea. ¿En qué lugar quedan los desdichados que no recuerdan a Al-lah? ¿Dónde quedan con respecto a este fuerte protector? ¿No saben que para ingresar y salir del hogar hay un ruego? ¿No saben que hay formas de recuerdo de Al-lah antes de dormir y al despertarse? ¿Acaso no saben que todas las mañanas hay distintos ruegos y recuerdos del Creador, como también por la tarde? Incluso al mantener una relación sexual con la esposa, al ingresar al baño y al salir del mismo, en todo momento hay una forma de recuerdo de Dios.

¡Hermanos! Teman a Al-lah, y como dice el Sagrado Corán en la Sura “La Vaca”: {…recordad a Al-lah como recordáis a vuestros padres, y más aún.} [Corán 2:200]

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

La civilización moderna, la ruda vida material, el rápido ritmo de vida, cortan la relación del siervo con su Señor, salvo para aquellos que Al-lah les tiene misericordia. El ser humano, por más fuerte que sea, es un ser débil, por más sabiduría que alcance siempre le va a faltar algo y necesita en forma imperiosa de Al-lah, más que del agua y el aire. Recordar a Al-lah ante las desgracias es un orgullo para el musulmán y una esperanza para aquellos que creen, es sosiego para el corazón ¿Acaso no se sosiegan los corazones con el recuerdo de Al-lah? Si los musulmanes prestasen atención a esto se dedicarían a recordar frecuentemente a Al-lah.

¡Teman a Al-lah hermanos! Y sepan que existen personas que recuerdan a Al-lah pero no saben lo que significa este recuerdo, por esta razón sus corazones están alejados de sentir la grandeza de Al-lah.

El recuerdo constante de Al-lah eriza la piel de los creyentes por temor a Al-lah, luego sus corazones se sosiegan, pero hay personas que repiten las palabras copiando a otros sin entender su significado. ¿Acaso piensan en el significado de Al-lahu Akbar (Al-lah es supremo)? Es la cabeza del takbir y su pilar, es lo primero que se le encomendó al Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, cuando Al-lah le ordenó que amonestara a su gente en la Ssura “El Envuelto en el Manto”: “¡Oh, tú [Muhammad] que te envuelves en el manto! Levántate y advierte [a los hombres]. Proclama la grandeza de tu Señor”. [Corán 74:1-3]

El recuerdo de Al-lah es una palabra grandiosa que puede vivificar la tierra árida, su sonido es tan hermoso como el del mar, su sola mención aleja los demonios y nos protege contra el pecado, el recuerdo de Al-lah es un gran beneficio para el creyente. Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar kabiran.

Al-lah ha dispuesto para las demás formas de adoración una determinada medida y un determinado tiempo, pero para el recuerdo de Al-lah no ha dispuesto nada de esto y ordena incrementarlo, ya que está entre las obras buenas que perdurarán.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Tomad lo que os salvará”; le preguntaron: “¿Cuál es el enemigo que viene?” Y les respondió: “¡No! Una salvación del Fuego, decid: glorificado y alabado sea Al-lah, no hay otra divinidad excepto Al-lah, Al-lah es el más grande, porque estas palabras se adelantarán el Día del Juicio y son las obras buenas que perdurarán”. [Al Hakim]

Que todo creyente sincero sepa que hay algo que tiene un efecto beneficioso y es el recuerdo de Al-lah en forma permanente, teniendo el corazón presente, porque la lengua es la intérprete del corazón y el corazón es una reserva de secretos y pensamientos, lo mejor que puede pasar es que Al-lah le dé amplitud en el pecho y sienta placer al recordarlo con la lengua, tal como se nos invita en “El Muro Divisorio”, Al-lah dijo: {Y ten presente a tu Señor en tu corazón con sometimiento y temor, e invócale con voz baja por la mañana y por la tarde, y no seas indiferente.} [Corán 7:205]

Por esta razón debemos siempre recordar a Al-lah en palabra y pensamiento, de nada nos vale una lengua que constantemente esté repitiendo cuando el corazón no siente las palabras. El Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Sabed que Al-lah no acepta el ruego de un corazón negligente”. [Al Hakim y At- Tirmidhi]

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, previno de las reuniones donde no se recuerda a Al-lah, dijo: “Todos los que se levanten de una reunión donde no se ha recordado a Al-lah, se levantarán como el cadáver maloliente de un burro y será para ellos perdición”. [Abu Daud y Al Hakim]

También, el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, desaprobó las reuniones de gente negligente y prohibió reunirse sin recordar a Al-lah, porque las reuniones donde no hay recuerdo de Dios se extienden sobre temas banales, sobre asuntos materiales, sobre pasiones, lo cual es un descuido y una molestia. El Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “Quien se reúne en un lugar donde predomina el alboroto y dice antes de irse de dicha reunión: ‘Glorificado seas Al-lah Señor nuestro y alabado seas; atestiguo que no hay más divinidad que Tú, Te pido perdón y me arrepiento ante Ti’, le son perdonadas las cosas fuera de lugar que pudo haber dicho y escuchado en esa reunión”. [At-Tirmidhi e Ibn Mayah.

Me refugio en Al-lah de Satanás el maldito. Al-lah dice en la Sura “Los hipócritas”: {¡Oh, creyentes! Que vuestros bienes y vuestros hijos no os distraigan del recuerdo de Al-lah. Y sabed de que quienes ésta sea su situación serán los perdedores.} [Corán 63:9]

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, tal como Dios lo ordena en la Sura “Los Aliados”: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Señor! Ayúdame a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera

¡Oh Señor! Nadie puede prohibir que proveas a alguien, así como nadie puede dar si Tú lo impides, y no hay bondad que pueda beneficiar, porque Tuya es la bondad. Oh Al-lah enriquécenos, líbranos de la necesidad y haznos de los que gastan sus bienes por Tu causa y agrado.

¡Oh Al-lah! Toda la gracia que poseo o posea cualquier otro de la creación proviene de Ti, Único, sin asociados; para Ti es la alabanza y el agradecimiento. Guarda y cuida de mi familia y bienes, pues Tú eres el Único que puede asegurar la salud, el bienestar y la felicidad.