Los goces del Paraíso y el castigo del Infierno

Resumen del tema

El Paraíso es el gran lugar por el cual obran las personas. En él, habrá rostros radiantes, risueños y alegres… en él existirá la belleza extrema y las huríes. Mientras el Fuego es la tortura eterna; en él habrá agua hirviendo para beber, una tortura degradante y dolorosa. Así que nadie sabía lo del Paraíso y no se esforzó pidiéndola, y nadie sabía lo del Fuego y no se esforzó para huir de él.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del Universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guía nadie puede desviar, y a quien extravía nadie puede guiar. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero. Alabado sea Al-lah, Quien con justicia juzgará entre sus criaturas, recompensando con placeres inimaginables a todo aquel que respondió el llamado de Sus Profetas a que lo adoraran única y exclusivamente a Él; y castigando dura y eternamente a quien cerró sus oídos, ojos, razón y corazón a la guía que reveló, y la cual rechazaron cada vez que se les presentó.

¡Creyentes! Hoy hablaremos de algo de trascendental importancia para nosotros los seres humanos, algo que sólo alcanzan los que reciben la Misericordia de Al-lah. Algo que es el sueño de todo musulmán y lo que desean alcanzar los creyentes esforzados a través de los tiempos. Este sueño de gran valor ante los ojos del creyente es nada menos que el Paraíso.

Pero también debemos recordar que en contraposición a este dulce y soñado destino Al-lah ha preparado para los desobedientes, incrédulos e hipócritas, un destino doloroso, se trata del Infierno.

Al-lah, Glorificado y Exaltado sea, creó el Paraíso y sus delicias así como creó también el Infierno y sus padecimientos. Cada uno de ellos tiene sus moradores: el Paraíso para los temerosos de Al-lah y el Infierno para los incrédulos. Al-lah dijo: {Y apresuraos a alcanzar el perdón de vuestro Señor y un Paraíso tan grande como los cielos y la tierra, preparado para los piadosos.} [Corán 3:133], y dijo también sobre el Infierno: {Si no lo hacéis, y por cierto que no podréis hacerlo, guardaos del fuego que ha sido preparado para los infieles y cuyo combustible serán hombres y piedras.} [Corán 2:24]

Así pues, hermanos creyentes, el Paraíso es una residencia para los piadosos, para aquellos que recibieron la Gracia de Al-lah de entre los Profetas, los veraces, los mártires y la gente de bien. Es una residencia bajo cuyos jardines corren ríos. Es una residencia en la que habrá palacios cuyos ladrillos serán uno de oro y otro de plata, y cuya mezcla fijadora será de almizcle oloroso y aromático de la más alta calidad. Sus piedras serán perlas y rubíes. Su tierra será azafrán del mejor, y sus toldos serán perlas ahuecadas que brillarán con su resplandor y exhalarán deliciosas fragancias.

El paraíso tiene ocho puertas por las que entrarán los creyentes y los ángeles. Al-lah, glorificado sea, nos ha informado que tales puertas se abrirán cuando los creyentes lleguen a ellas, y que serán recibidos por los ángeles con saludos de paz. Dice Al-lah: {...y cuando lleguen a él, serán abiertas sus puertas y sus [ángeles] guardianes les dirán: Vosotros estáis a salvo [de todo pesar y castigo], pues fuisteis correctos [en la vida mundanal].} [Corán 39: 73]

Sobre el tamaño de las puertas del Paraíso, el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, nos informa lo siguiente: “La distancia entre las dos hojas de una puerta del Paraíso, es como la distancia de cuarenta años caminando, pero llegará un momento en que se encuentre congestionada”.

En estos jardines habrá toda clase de frutas y verduras hermosas, y vendrán en pares de agradable presencia. En estos Yannat (jardines), los siervos de Al-lah que recibieron Su Gracia comerán lo que deseen sin que les apremie la necesidad de orinar o defecar ni pesadez en el estómago que les produzca gases, sino que excretarán almizcle perfumado luego de alimentarse, en lugar de la acostumbrada digestión que conocemos.

En el Paraíso están los agraciados que reirán y no llorarán, los que estarán tranquilos y no inquietos, los que vivirán y no morirán. Allí estarán los rostros sonrientes, resplandecientes, optimistas. Allí estará la belleza innegable, las huríes, el deleite permanente y aún más, pues los exitosos y triunfadores podrán contemplar la faz de Al-lah, el Generoso y Poderoso. Allí habrá lo que no ha visto ojo alguno ni ha oído nadie ni ha soñado siquiera alma alguna.

Al-lah, el Altísimo, dijo en el Corán: {Nadie sabe la alegría que le espera [a los piadosos] como recompensa por lo que hicieron.} [Corán 32:17]

Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah, Glorificado y Exaltado sea, dijo: ‘He Preparado para Mis siervos rectos lo que nadie ha visto ni ha oído jamás ni se ha imaginado alma alguna’, y la prueba de ello en el Libro de Al-lah es lo que Al-lah dijo: {Nadie sabe la alegría que le espera [a los piadosos] como recompensa por lo que hicieron.} [Hadiz Muttafaq ‘alaihi]

Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El primer grupo que ingresará en el Paraíso entrará y su apariencia será (radiante) como la de la luna llena. La del segundo grupo será la del astro que más brilla en el cielo. No tendrán que orinar ni defecar allí ni escupirán. Sus peines serán de oro y su excrecencia será de almizcle puro. Sus moradas serán perlas y sus parejas serán las huríes. Su comportamiento será ejemplar y su forma será la de su padre Adam, la paz sea con él, quien media sesenta brazas de altura”. [Hadiz Muttafaq ‘alaih]

Yabir, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Oí al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, decir: ‘La gente del Paraíso podrá beber allí y no necesitará escupir ni orinar ni defecar ni sonarse la nariz’; le preguntaron: ‘¿Y qué de la comida (cómo la eliminarán)?’ Dijo: ‘Eructos y exudación como de almizcle; anhelarán la glorificación y la alabanza como anhelan respirar’”. [Muslim]

Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, relató que oyó al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “La gente del Paraíso estará en un goce permanente y no tendrán padecimiento alguno. Sus ropas no se desgastarán ni su juventud se terminará”. [Muslim]

Las personas del Paraíso vestirán ropas lujosas y se adornarán con joyas de oro, plata y perlas. Vestirán, entre otras cosas, vestidos de seda y pulseras de oro, plata y perlas. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, nos relató: “Sus copas serán de oro y plata, sus peines serán de oro, los quemadores de sus inciensos serán de madera de áloe y su sudor será almizcle”.

Sus joyas incluirán coronas, dijo el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam:

“... se le colocará sobre la cabeza una corona de dignidad, con rubíes que son mejores que este mundo y todo cuanto hay en él”.

Abu Sa’id Al Judri y Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con ambos, relataron que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Un pregonero anunciará y les dirá: se les concedió estar siempre sanos y no enfermarán jamás, se les concedió estar siempre vivos y no morirán jamás, se les concedió ser siempre jóvenes y no envejecerán jamás, se les concedió vivir en placer permanente y no sufrirán jamás. Ese es el cumplimiento de las palabras de Al-lah, Glorificado y Exaltado sea: {Se les dirá [como bienvenida]: Este es el Paraíso que habéis heredado [en recompensa] por vuestras obras.} [Corán 7:43]. [Muslim]

Abu Baker Ibn ‘Abdul-lah Ibn Abi Qais relató que su padre, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El creyente tendrá en el Paraíso una tienda que consiste en una perla gigante ahuecada, que mide aproximadamente cien kilómetros de extensión. En ella tendrá el creyente cónyuges a las que podrá visitar sin que se vean unas a otras”. [Muslim]

Abu Huraira, Al-lah Esté complacido con él, relató que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Saihan, Yaihan, el Éufrates y el Nilo son ríos del Paraíso”. [Muslim]

En cambio, el Infierno, que Al-lah nos libre de él, es un lugar de sufrimiento y castigo. Allí los pecadores rebeldes tendrán líquidos ardientes como bebida: Al-lah dijo: {Se les dará de beber un líquido hirviendo, y tendrán un castigo doloroso por no haber creído.} [Corán 6:70], y dijo: {En cambio, los incrédulos beberán agua hirviendo y recibirán un castigo doloroso por su incredulidad.} [Corán 10:4]

El Infierno será, pues, el más doloroso destino y está anunciado para quien desobedece a Al-lah. Pues está escrito que Al-lah dijo: {¡Esto será así! En cambio, para los que se extralimiten habrá una horrible morada. Esta será el Infierno, donde sufrirán. ¡Qué pésima morada!} [Corán 38:55-56]

Sus vestimentas serán de alquitrán y sus rostros serán cubiertos por el fuego, Al-lah dijo: {Sus vestimentas serán de alquitrán hirviendo, y sus rostros serán abrasados por el fuego.} [Corán 14:50]

Shaqiq relató que ‘Abdul-lah, que Al-lah esté complacido con él, dijo que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Ese día se traerá al Infierno y tendrá setenta mil riendas, y de cada una habrá setenta mil ángeles tirando de ella”. [Muslim]

Se cita que Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Este su fuego, el que enciende el ser humano, su calor es una septuagésima parte del calor del fuego del Infierno”. [Muslim]

Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Estábamos con el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando de pronto escuchamos un ruido. Él nos dijo: ‘¿Saben qué es eso?’, dijimos: ‘Al-lah y Su Mensajero saben más’. Nos dijo: ‘Es una piedra que fue lanzada al Infierno hace setenta años y siguió cayendo en el Fuego hasta que hoy llegó a su fondo’”. [Muslim]

Samura, que Al-lah esté complacido con él, relató que oyó al Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, decir: “A algunos les llegará el fuego a sus tobillos, a otros les llegará a sus partes íntimas, y a otros hasta su cuello”. [Muslim]

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

Al-lah, en Su infinita misericordia para con nosotros, nos enseñó varias maneras de lograr Su complacencia y así ganar Su recompensa del Paraíso.

Por ejemplo: Al-lah, Glorificado y Exaltado sea, dijo en el Sagrado Corán: {Ciertamente, Al-lah recompensará con el Paraíso a los creyentes que sacrifican sus vidas y sus bienes combatiendo por la causa de Al-lah hasta vencer o morir.} [Corán 9:111]

Y se cita que Yarir Ibn ‘Abdul-lah, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Era una noche de luna llena, y el Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, estaba diciendo: ‘Verán a su Señor como ven la luna llena, en su claridad, y no se aburrirán de verlo. Así pues, si pueden, no descuiden los rezos antes de la salida del sol y antes de su puesta’”. [Bujari y Muslim]

El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “A quien reza doce raka’at en el día Al-lah le construirá una casa en el Paraíso: dos raka’at antes del rezo del alba, cuatro antes del de mediodía, dos después del mismo, dos después del rezo del ocaso y dos después del rezo del ‘Isha’”. [Muslim]

Además, está la gran oportunidad del rezo nocturno (Qiam ul Lail) sobre el que Al-lah nos dice: {Se levantan de sus lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo, y dan en caridad parte de lo que le hemos proveído.} [Corán 32:16]

Otra gran oportunidad la tenemos en las palabras del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “¡Gente! Difundan el saludo de paz, mantengan sus lazos familiares, alimenten a la gente, recen por la noche cuando la gente duerme, y de esta manera entrarán al Paraíso en paz”. [At-Tirmidhi]

Otra opción que tenemos es Adh-Dhikr, la mención de Al-lah, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “A quien dice Subhana Al-lah wal Hamdu lil-lah (Glorificado y Alabado sea Al-lah), una palmera da frutos para él en el Paraíso”. [At-Tirmidhi] Algo similar se menciona en el Hadiz que dice: “La noche que se me hizo ascender al cielo me encontré con Ibrahim, la paz sea con él, y me dijo: ‘¡Muhammad! Haz llegar mi saludo de paz a tu nación e infórmales que el Paraíso tiene una tierra fértil, un agua dulce y sus frutos son: Subhana Al-lah, Al Hamdu lil-lah, la ilaha il-la Al-lah y Al-lahu Akbar’”. [At-Tirmidhi]

El último ejemplo de acciones que permiten entrar al Paraíso es el caso del buen carácter y buenos modales, pues el Hadiz dice: “¿Les informo de los hombres de entre ustedes que estarán en el Paraíso?: el Profeta estará en el Paraíso, el veraz de fe certera estará en el Paraíso, el mártir estará en el Paraíso, el que visita a su hermano que está en los límites del territorio y lo hace sólo por Al-lah. Y de sus mujeres, las que estarán en el Paraíso son las afectuosas y fértiles, que cuando se enojan se acercan y ponen su mano sobre la de sus esposos y dicen: no dormiré hasta que estés complacido conmigo”. [An-Nasa’i]

En cambio, en lo que respecta a la gente del Infierno, pues la palabra de Al-lah es bien clara y tajante: {Por cierto que quienes no creyeron de entre la Gente del Libro y los idólatras, serán castigados eternamente en el fuego del Infierno; y éstos son las peores criaturas.} [Corán 96:6] Así es que todo aquel que haya recibido la verdad a través del mensaje de Al-lah y no haya querido creer en él, se contará entre la gente del Infierno, y los que adoran a dioses distintos de Al-lah también.

En fin, el consejo final para todos nosotros es bien claro. Debemos apresurarnos a realizar buenas obras en general y debemos evitar la desobediencia a Al-lah. Si es que caemos en alguna falta, pues debemos arrepentirnos sinceramente y proponernos a no caer en ella nunca más. Tal vez así Al-lah se complazca de nosotros y nos recompense con la entrada a Su Paraíso.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Señor! Ayúdame a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera

¡Oh Señor! Nadie puede prohibir que proveas a alguien, así como nadie puede dar si Tú lo impides, y no hay bondad que pueda beneficiar, porque Tuya es la bondad. Oh Al-lah, enriquécenos, líbranos de la necesidad y haznos de los que gastan sus bienes por Tu causa y agrado.

¡Oh Al-lah! Toda la gracia que poseo o posea cualquier otro de la creación, proviene de Ti, Único, sin asociados; para Ti es la alabanza y el agradecimiento. Guarda y cuida de mi familia y bienes, pues Tú eres el Único que puede asegurar la salud, el bienestar y la felicidad.