Los nombres de Dios y sus significados

Resumen del tema

Creer en los nombres de Allah y en sus adjetivos, es una base importante de la religión, y una razón para que el siervo entre al Paraíso. Allah - alabado sea - animó a sus siervos a que le suplicasen con sus nombres, así que el musulmán debe aprenderlos y entender bien sus significados.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

¡Siervos de Al-lah! Parte de la fe misma en Al-lah es la fe en Sus bellos nombres y perfectos atributos, sin malinterpretarlos ni asimilarlos (asemejarlos) ni anularlos. Al-lah dijo: {A Al-lah pertenecen los nombres y atributos más sublimes, invocadlo pues con ellos. Y apartaos de quienes blasfeman con ellos y los niegan; éstos serán castigados por lo que hicieron.} [Corán 7:180]

Existen algunas reglas relacionadas con los nombres de Al-lah:

Dijo Al-lah: {No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento.} [17:36]; y dijo: {A Al-lah pertenecen los nombres y atributos más sublimes, invocadlo pues con ellos. Y apartaos de quienes blasfeman con ellos y los niegan; éstos serán castigados por lo que hicieron.} [7:180], como ya habíamos mencionado.

Además, dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en un hadiz conocido: “Te pido por todo nombre Tuyo con el que Te hayas denominado a Ti mismo o hayas revelado en Tu Libro o enseñaste a alguien de Tus criaturas o Te lo reservaste entre el conocimiento oculto que tienes”. [Ahmad, Ibn Hibban y Al Hakim]

Así pues, nadie puede acceder a lo que Al-lah reservó en lo oculto.

De aquí extraemos las siguientes reglas:

Primero: los nombres de Al-lah se obtienen sólo de la revelación y no hay en este campo lugar para crear nombres por analogías o ejercicios mentales. Por lo tanto, debemos limitarnos a confirmar los nombres citados en el Corán o la Sunna, sin agregarles ni disminuirles ningún nombre, porque la razón no es capaz de conocer lo que se merece Al-lah de nombres, y por ello debemos limitarnos a los nombres confirmados por los textos de la revelación.

Segundo: los nombres de Al-lah no se limitan a un número preciso.

Tercero: todos los nombres de Al-lah son perfectos.

Ahora, pasaremos a explicar el significado de algunos de los nombres de Al-lah citados en textos del Corán y la Sunna:

Al-lah: al que adoran los corazones con amor, lealtad y divinizándolo.

Ar-Rahman, Ar-Rahim: el que es más misericordioso con Sus siervos que la madre con sus hijos; todas las gracias que disfrutamos son por Su misericordia y todo mal que evitamos es también por Su misericordia. Al-lah dice: {Todas las gracias que os alcanzan provienen de Al-lah. Pero sólo os amparáis en Él y Le agradecéis cuando padecéis una desgracia.} [Corán 16:53]

Al Malik: significa “Soberano de todo el universo”, nada sucede sin Su conocimiento ni Su aprobación. Al-lah dijo: {Di: ¡Oh, Al-lah, Soberano del Reino! Tú concedes el poder a quien quieres y se lo quitas a quien quieres, dignificas a quien quieres y humillas a quien quieres. En Tus manos está el bien. Al-lah tiene poder sobre todas las cosas.} [Corán 3:26], y: {Alabado sea Al-lah, Señor del universo.} [Corán 1:2]

Al Quddus: significa “el Santo”, libre de toda falta o defecto, creó todo lo existente y no sintió cansancio alguno: Dijo Al-lah: {Creamos los cielos y la tierra y todo cuanto existe entre ellos en seis días, y no Nos agotamos en nada.} [50:38]

Al Qawi Al Qahhar: significa “el Fuerte, el Sometedor”, toda criatura esta bajo su fuerza y dominio, todo astuto ha tenido que someterse a su grandeza. Al-lah dijo: {No valoran ni enaltecen a Al-lah como Se merece. Ciertamente Al-lah es Fuerte, Poderoso.} [Corán 22:74]

Al ‘Alim: significa: “el Sapientísimo”, es el que conoce lo secreto y lo evidente. No cae ni una hoja sin Su conocimiento, y todo lo tiene registrado en un Libro bien clarificado.

Al ‘Ali, Al A’la: significa “el Excelso, el más Elevado”, se eleva por sobre Su trono, y es también elevado en Sus atributos.

Al Yabbar: significa “el Potente”, es quien fortalece al débil y quebrado y somete forzosamente al poderoso.

Al Gafur: significa “el Remisorio”, es el que perdona todo pecado y cubre las faltas, como se cita en el hadiz Qudsi: “Hijo de Adán, lo que tú Me ruegues y pidas te lo perdonaré y no Me interesa lo grave que sea”.

Al ‘Alim: significa “el Sabio” en Sus leyes y predestinación.

Al Gani: “el Autosuficiente”, que no necesita de Sus criaturas.

Queridos hermanos, parte de la fe en los nombres de Al-lah es el rogarle a través de ellos, pues Al-lah dijo: {A Al-lah pertenecen los nombres y atributos más sublimes, invocadlo pues con ellos. Y apartaos de quienes blasfeman con ellos y los niegan; éstos serán castigados por lo que hicieron.} [Corán 7:180], y porque el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, oyó a un hombre rogar diciendo: “¡Oh Al-lah!, yo Te pido, porque Tuya es la alabanza, no hay dios sino Tú, el Único, sin coparticipe alguno, el Digno, el Viviente, Sustentador”, y le dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Has pedido a Al-lah, el Altísimo, por Su nombre más grande, el que si se Lo invoca por él, responde; y si se Le pide por él, da”. [Abu Dawud].

Debes entonces, siervo de Al-lah, rogarle a tu Señor con Sus nombres; debes hacer que estos nombres sean un medio para llegar a realizar tu petición, eligiendo un nombre apropiado para lograrlo. Si pides perdón, por ejemplo, dirás: “¡Oh Remisorio! perdóname”, y no: “Aquel cuyo castigo es severo, perdóname”, pues esto parece un tipo de burla. Si eliges tal nombre, entonces podrías decir: “¡Sálvame de Tu castigo!”

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

Queridos hermanos, básense en el Corán y la Sunna para conocer cuáles son los nombres de Al-lah, pues no es lícito que alguien llame a Al-lah con un nombre que Él no haya usado para Sí mismo o no lo haya oído del Mensajero de Al-lah. Los nombres de Al-lah se originan en la Revelación como dijimos, y el Corán está lleno de textos citando los nombres y atributos de Al-lah, por eso Al-lah dice: {Él es Al-lah, no hay otra divinidad salvo Él, Conocedor de lo oculto y de lo manifiesto. Él es Clemente, Misericordioso. Él es Al-lah, no hay otra divinidad salvo Él, Soberano, Santísimo, Pacificador, Dispensador de seguridad, Celador, Poderoso, Compulsor y Soberbio. ¡Glorificado sea Al-lah! Él está por encima de lo que le atribuyen. Él es Al-lah, Creador, Iniciador y Formador. Suyos son los nombres y atributos más sublimes. Todo cuanto existe en los cielos y en la Tierra Lo glorifica. Él es Poderoso, Sabio.} [Corán 59:22-24]; y dijo: {Di [¡Oh, Muhammad!]: Él es Al-lah, la única divinidad. Al-lah es el Absoluto [de Quien todos necesitan, y Él no necesita de nadie]. No engendró, ni fue engendrado. No hay nada ni nadie que se asemeje a Él.} [Corán 112:1-4]; y en el hadiz dice: “Al-lah es Bello y ama la belleza”. [Muslim]

El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, rogaba mucho a Al-lah con Sus nombres perfectos. Shadad Ibn Aws, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, pronunció “Saied al Istigfar” (la mejor súplica del arrepentido): “¡Por Al-lah! ¡Tú eres mi Señor! Nadie tiene derecho de ser adorado sino Tú; Tú me creaste y yo soy Tu siervo. Yo soy fiel a mi pacto (contigo) y mi promesa (a Ti) mientras pueda. Me refugio en Ti contra el mal que he cometido. Reconozco ante Ti todas las bendiciones con que me has colmado, y reconozco ante Ti mis pecados ¡Perdóname, pues! Nadie perdona los pecados fuera de Ti”. El Profeta, sal-la Al-lahu ‘alaihi wa sal-lam, añadió: “Quien pronuncia este ruego con devoción durante el día, y muere ese mismo día antes de que anochezca, será un habitante del Paraíso. Y quien lo pronuncia con devoción durante la noche, y muere antes de que amanezca, será un habitante del Paraíso”. [Bujari]

‘Ali Ibn Abi Talib, que Al-lah esté complacido con él, dijo: cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se levantaba para rezar pronunciaba el Takbir (Al-lah Akbar) y luego decía: “Dirijo mi rostro al que creó los cielos y la tierra, sincero y sometido a Él, y no soy de los politeístas. Mi rezo, mis ritos, mi vida y mi muerte son para el Señor de los mundos que no tiene coparticipes; eso se me mandó y soy el primero en someterme. Al-lah, Tú eres Al Malik, no hay otro dios para mí sino Tú. Tú eres mi Señor y yo he oprimido a mi propio ser y reconozco mi falta, perdóname, pues, todos mis pecados porque nadie perdona los pecados sino Tú. Y guíame hacia las mejores virtudes morales, pues nadie dirige hacia las mejores virtudes morales sino Tú. Y aleja de mí las faltas, cuyo mal no puede alejar nadie sino Tú. Respondo presto a Tu llamado. Todo el bien está en Tu mano y el mal no se atribuye a Ti. Yo me refugio en Ti y me dirijo arrepentido a Ti. Bendito y exaltado seas, pido perdón de los pecados y retorno arrepentido a Ti”. Y cuando se inclinaba decía: “Oh Señor, por Ti me inclino, en Ti creo y a Ti me someto. Te teme a Ti mi oído, mi vista, mi cerebro, mis huesos y mis nervios”. Al levantarse de la inclinación decía: “Al-lah oye a quien lo alaba y Tuya es la alabanza que llena los cielos y la tierra, que llena lo que hay entre ambos y llena lo que Tú desees después”. Y al prosternarse en suyud decía: “¡Al-lah! Por Ti me prosterno, en Ti he creído y a Ti me he sometido. Mi rostro se prosterna ante Quien lo creo y le dio la mejor forma y le dio el oído, la vista, y bendito sea Al-lah, el mejor de los creadores”. Y al pronunciar el Taslim final del Salat decía: “¡Al-lah! Perdóname lo pasado y lo futuro, lo oculto y lo evidente, lo que cometí y lo que Tú sabes más que yo. Tú eres el que adelanta y el que atrasa (Al Muqaddim wal Mu’ajjir), no hay dios sino Tú”. [Abu Dawud]

Cuídense, hermanos, de estar invocando a Al-lah con nombres que Él o Su Profeta no mencionan como hacen algunos, pues ello sería hablar de Al-lah sin conocimiento, y esto lo prohibió Al-lah cuando dijo: {Diles: Mi Señor ha prohibido las obscenidades, tanto en público como en privado, los pecados, la opresión, la idolatría y decir acerca de Él lo que ignoráis.} [Corán 7:33]; y dijo: {No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento. Por cierto que seréis interrogados en qué habéis utilizado el oído, la vista y el corazón.} [Corán 17:36]

¡Hermanos! Teman a Al-lah y sepan que irán a Él tarde o temprano, aférrense a Su Libro y a la Sunna de Su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Y ruéguenle usando Sus perfectos nombres y atributos, pues Él advirtió a los que la soberbia les impide hacerlo con el castigo del fuego, dijo: {Vuestro Señor dice: Invocadme, os responderé [vuestras súplicas]. Por cierto que quienes se ensoberbecen y se niegan a adorarme, ingresarán al Infierno humillados.}

[Corán 40:60]

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah ciertamente me refugio en Ti de la incredulidad, de la pobreza, y en Ti me amparo del tormento de la tumba, no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Tú!

¡Oh Al-lah! Haz que el Corán reviva mi corazón, que sea la luz que ilumine mi alma, la cual da final a mi tristeza y alivia mis preocupaciones.

Oh Señor, anhelo Tu misericordia, no me abandones ni por un instante, y facilita mis asuntos, no hay otro a quien deba suplicar ni adorar más que a Ti.