Señales de la grandeza de Allah

Resumen del tema

Enseñar y recordar a los hombres algunas de las señales y portentos de Al-lah - Reflexionar sobre la grandeza de Al-lah y saber que nadie sino Él tiene derecho a ser adorado - Exhortar a las personas a agradecer a Al-lah, ya que Él subordinó y puso a nuestro servicio la creación - Exhortar a las personas a aprovechar de la mejor manera las cosas que Al-lah puso a nuestra disposición.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Quien colma de bendiciones a Sus siervos y aparta de ellos muchas de las desgracias por Su misericordia. Lo alabamos como corresponde a la majestuosidad de Su rostro y la grandiosidad de Su poderío. Atestiguo que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, sin asociados. Sus promesas son inalterables, cuando Él decide algo nadie lo puede impedir, y Él es rápido en ajustar cuentas. Alabado sea Al-lah, Quien sometió toda la creación al servicio del hombre, e hizo que en el universo hayan señales para que el ser humano reflexiones sobre la grandeza de su Creador. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero; el líder de los creyentes, el ejemplo de los justos y el mejor de los educadores. ¡Al-lah! Bendice a Muhammad, a su familia, a sus compañeros y a todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

Hermanos, hoy dedicaremos el Jutba a hablar sobre Al-lah, sobre Su grandeza y magnificencia. Por cierto que en cada cosa que Al-lah creó hay un signo que nos demuestra que Él es el Único que tiene derecho a ser adorado, dice Al-lah en la Sura “El Muro Divisorio”: {¿Acaso no reflexionaron en el reino de los cielos y de la Tierra y lo que Al-lah creó en él, ni tampoco en que el final de sus vidas pudiere estar próximo? ¿Y si no creían en este Mensaje, en qué otro iban a creer?} [Corán 7:185]; también dice: {Acaso no observan el cielo por encima de ellos, cómo lo hemos erigido y embellecido, y el cual no tiene ninguna imperfección. Y a la Tierra, cómo la hemos extendido, fijado en ella firmes montañas y hecho brotar toda clase de vegetación hermosa. Pero sólo el siervo piadoso contempla [la grandiosidad de la creación] y reflexiona.} [Corán 50:6-8]; y además en la Sura “El Día Angustiante” dice: {Acaso no reflexionan [los incrédulos] en el camello, cómo ha sido creado. En el cielo, cómo ha sido elevado. En las montañas, cómo han sido afirmadas. Y en la Tierra, cómo ha sido extendida.} [Corán 88:17-20]

Entre los signos de Al-lah está la creación de los cielos y la Tierra, quien contempla el cielo y observa su belleza, su imponencia, cómo ha sido elevado perfectamente, reconocerá que es por el poder de Al-lah. Quien mira la Tierra con todas sus cosas maravillosas: los paisajes, la naturaleza, la perfección de la creación, sabrá acerca de la grandeza de Al-lah. Dice el Altísimo en la Sura “Los Ángeles Arrancadores”: {¿Acaso pensáis que vuestra creación es más grandiosa que la del cielo que Él edificó? Al cual lo hizo elevado [sobre la Tierra] y perfeccionó su construcción.} [Corán 79:27-28]; también dice en la Sura “El Reino”: {Él es Quien creó siete cielos superpuestos. No verás ninguna discordancia en la creación del Misericordioso. Vuelve la vista y observa, ¿acaso ves alguna falla? Luego vuelve la vista por segunda vez [y todas las veces que quieras] que tu mirada volverá a ti cansada y derrotada [pues no encontrarás falla alguna por mucho que observes].} [Corán 67:3-4]

Meditemos en la creación de la Tierra, en cómo ha sido extendida y cómo Al-lah ha puesto en ella montañas firmes, ríos ricos en peces, mares gigantescos, terrenos fértiles para los sembrados, cómo la ha bendecido y ha puesto en ella los medios para que Sus siervos nos sustentemos, en cómo ha subordinado todo cuanto hay en ella a los hombres, quienes comen de sus frutos, siembran, cosechan, extraen agua de ella con la que riegan las plantas y beben, y cómo la ha hecho firme, pues sólo se estremece con Su consentimiento. Dice Al-lah en la Sura “Los Vientos”: {Por cierto que en la Tierra hay signos [de la grandiosidad divina] para quienes creen con certeza.} [Corán 51:20]

Entre los signos de Al-lah están las criaturas que hay en los cielos y la tierra, por ejemplo, en los cielos están Sus ángeles de los cuales sólo Al-lah conoce el número, ellos obedecen Sus órdenes y cumplen distintas funciones.

En la tierra hay todo tipo de seres vivientes de diferentes formas, naturaleza, tamaño y colores, que cumplen con diferentes funciones, todos dentro de un hermoso orden. Entre las criaturas hay quienes sirven a los hombres, con lo que Al-lah le demuestra su inmensa bondad y misericordia, y también hay criaturas que son perjudiciales, con lo que Al-lah le muestra que es débil y la necesidad que tiene de su Creador. Todas estas criaturas alaban a Al-lah siempre, dice la Sura “El Viaje Nocturno”: {Lo glorifican los siete cielos, la Tierra y todo cuanto hay en ellos. No existe nada que no Lo glorifique con alabanzas, pero no podéis percibir sus glorificaciones. Él es Tolerante, Absolvedor.} [Corán 17:44]

Todas estas criaturas son sustentadas por Al-lah, menciona el Altísimo en el Corán en la Sura que habla del Profeta “Hud”: {No existe criatura en la Tierra sin que sea Al-lah Quien la sustenta; Él conoce su morada y por dónde transita, todo está registrado en un Libro evidente [la Tabla Protegida].} [Corán 11:6]

Entre los signos de la grandeza de Al-lah está el día y la noche, Al-lah ha hecho que la noche sea para el descanso de Sus siervos, pues en ella dormimos, y ha hecho el día para que caminemos procurando el sustento y el favor de Al-lah, dijo: {Di [¡Oh, Muhammad!]: Si Al-lah hiciera que la noche durara hasta el Día de la Resurrección, ¿quién sino Al-lah podría traeros la luz del día [para que hagáis vuestras actividades]? ¿Es que no oís? Di [¡Oh, Muhammad!]: Si Al-lah hiciera que el día durara hasta el Día de la Resurrección, ¿quién sino Al-lah podría traeros la oscuridad de la noche para que descanséis? ¿Es que no veis? Y por Su misericordia fue que creó la noche y el día para que vosotros pudierais descansar [durante la noche] y también procurar el sustento [durante el día]; agradecedle, pues.} [Corán 28:71-73]

¡Siervos de Al-lah! Este universo perfecto es una creación de Al-lah, Él no tiene asociados y es el Único que tiene derecho a ser adorado. Bendito sea Al-lah, el mejor de los creadores. Dice Al-lah en la Sura “El Monte”: {¿Acaso surgieron de la nada [sin Creador] o son ellos sus propios creadores? ¿O crearon los cielos y la Tierra? Ciertamente no tienen fe [para darse cuenta de la verdad].} [Corán 52:35-36]

El mundo no se ha creado a sí mismo, tiene un Creador que lo sustenta y lo rige, Él es Al-lah Enaltecido sea, no hay Creador sino Él y no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Él.

¡Hermanos y hermanas! Si alguien les dijera que hay un castillo que se construyó a sí mismo, pensarían inmediatamente: “Eso es algo imposible”; y si se les dijera que este castillo se formó por casualidad, afirmarían sin duda: “Eso es aun más imposible”. Entonces, no es posible que este enorme universo y todo lo que hay en él se haya creado solo, es imposible que haya sido producto de la casualidad y que no tenga un Originador. La existencia de todo lo que nos rodea, lo que vemos y lo que no vemos, es una prueba indiscutible de que es imprescindible que haya un Originador, que sea sabio y poderoso, Él es Al-lah, Alabado y Exaltado sea.

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

¡Creyentes! En verdad que es nuestra obligación agradecer a Al-lah por toda la creación, la cual ha subordinado a nuestro servicio, en verdad que esta es una gran bendición que debemos agradecer a Nuestro Señor.

¡Hermanos! Temamos a nuestro Señor y agradezcámosle que nos ha guiado y nos ha enseñado lo que no sabíamos, nos ha enseñado lo que es beneficioso para nuestra religión y la vida mundanal, nos ha hecho prescindir de lo que no nos trae ningún beneficio, nos ha guiado por el sendero recto haciéndonos fácil el camino hacia Él.

Al-lah nos ha enseñado cómo ha comenzado la creación del mundo, esto es algo que no era posible saber sino por medio de Sus Mensajeros y Profetas, que la paz sea con todos ellos. Todo aquel que nos hable de la creación de los cielos y la Tierra debe mostrarnos sus pruebas, si estas confirman lo que dijeron los Profetas, entonces aceptaremos lo que dicen, pero de lo contrario lo rechazaremos. En el caso de que no confirme o contradiga estas enseñanzas, entonces no diremos nada sobre ello hasta que se aclare si es cierto o falso.

Al-lah nos ha enseñado que Él ha creado los cielos y la Tierra y lo que hay en ella en seis días (eras, etapas), creó la tierra en dos días, puso en ellas montañas firmes, luego puso en ella todo lo necesario para el sustento en dos días más, luego elevo el cielo el cual era humo y edificó siete cielos en perfecto equilibro en dos días más, con eso se completaron seis días en los cuales Al-lah culminó la creación. Colocó en la Tierra todo lo que necesitábamos: hizo brotar el agua, que surgieran alimentos de todos los tipos, los cuales varían de acuerdo al lugar y la época, para que así tuviéramos diversas comidas y el sustento fuera continuo a lo largo del año, además de que se pudiera desarrollar el comercio y el intercambio entre los diferentes países y comunidades.

Al-lah también ha embellecido el cielo de este mundo con estrellas, que sirven para guiar a los viajeros por aire, tierra y mar, nos ha refrescado con vientos y nos ha regalado las aguas dulces y saladas para nuestro disfrute.

Dice Al-lah en la Sura “Los Vientos”: {Por cierto que He creado a los genios y a los hombres para que Me adoren.} [Corán 51:56] Así que es una obligación para cada uno de nosotros adorar a Al-lah como lo ha ordenado, agradeciéndole por todas las bendiciones que nos ha dado. Dice Al-lah en la Sura “La Vaca”: {¡Oh, creyentes! Comed de las cosas buenas que os hemos proveído, y agradeced a Al-lah, si es que adoráis sólo a Él.} [Corán 2:172] También dice en la Sura “Las Abejas”: {Comed de lo lícito y bueno que Al-lah os ha sustentado. Y agradeced los favores de Al-lah, si es que sólo a Él adoráis.} [Corán 16:114] Y dice el Corán en “La Araña”: {Sólo adoráis ídolos en lugar de Al-lah, e inventáis una mentira. Ciertamente lo que adoráis en lugar de Al-lah no puede proveeros ningún sustento. Pedid, pues, a Al-lah el sustento, adoradle y agradecedle. Y por cierto que ante Él compareceréis.} [Corán 29:17]

Estas son las grandes bendiciones con las que nos ha beneficiado Al-lah, debemos pues agradecerle Su bondad, recordar Su grandeza y magnificencia y adorarlo sólo a Él, sin ningún asociado, tal como nos lo ha ordenado.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Señor! Ayúdame a recordarte, agradecerte y adorarte de la mejor manera

¡Oh Señor! Nadie puede prohibir que proveas a alguien, así como nadie puede dar si Tú lo impides, y no hay bondad que pueda beneficiar, porque Tuya es la bondad. Oh Al-lah enriquécenos, líbranos de la necesidad y haznos de los que gastan sus bienes por Tu causa y agrado.

¡Oh Al-lah! Toda la gracia que poseo o posea cualquier otro de la creación proviene de Ti, Único, sin asociados; para Ti es la alabanza y el agradecimiento. Guarda y cuida de mi familia y bienes, pues Tú eres el Único que puede asegurar la salud, el bienestar y la felicidad.

¡Oh Al-lah ciertamente me refugio en Ti de la incredulidad, de la pobreza, y en Ti me amparo del tormento de la tumba, no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Tú!

¡Oh Al-lah! Haz que el Corán reviva mi corazón, que sea la luz que ilumine mi alma, la cual da final a mi tristeza y alivia mis preocupaciones.

Oh Señor, anhelo Tu misericordia, no me abandones ni por un instante, y facilita mis asuntos, no hay otro a quien deba suplicar ni adorar más que a Ti.

Oh Señor, soy Tu siervo, hijo de Tu siervo y Tu sierva, mis asuntos están en Tus manos, he tratado de llevar a cabo Tus órdenes, Tu decreto sobre mi es justo, Te suplico por todos Tus nombres con los cuales Te has llamado a Ti mismo o lo hayas revelado en tu libro o lo hayas enseñado a alguien de Tu creación o lo hayas preservado en Tu conocimiento oculto, que conviertas al Corán en lo que revive mi corazón, la luz de mi pecho, que da final a mi tristeza y alivia mis preocupaciones.