Señales del Día del Juicio

Resumen del tema

Creer en el Día Final es otra base de las bases de la fe, y esta fe no se cumple sino si se cree en sus signos de los cuales nos contó el Profeta, la paz y las bendiciones sean con él. Muchos signos del Día del Juicio ya han aparecido, lo que nos alerta de su cercanía, así que los siervos deben volver a su religión y a su Señor, porque en ese día a ningún alma le servirá creer o arrepentirse si no lo hizo antes

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Quien colma de bendiciones a Sus siervos y aparta de ellos muchas de las desgracias por Su misericordia. Lo alabamos como corresponde a la majestuosidad de Su rostro y la grandiosidad de Su poderío. Atestiguo que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, sin asociados. Sus promesas son inalterables, cuando Él decide algo nadie lo puede impedir, y Él es rápido en ajustar cuentas. Alabado sea Al-lah, Quien reveló el Islam para enseñarnos todo lo que tenemos que saber en esta vida, para prepararnos para la otra. Alabado sea Al-lah Quien nos mostró por medio de Su Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, las señales que vendrán anunciando la cercanía del fin del mundo. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero; el líder de los creyentes, el ejemplo de los justos y el mejor de los educadores. ¡Al-lah! Bendice a Muhammad, a su familia, a sus compañeros y a todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos! Hoy hablaremos de algo que frecuentemente ocupa nuestros pensamientos, se trata de la Hora del Juicio Final.

Este es uno de los asuntos de lo oculto que es de conocimiento exclusivo de Al-lah y Él dijo: {Los incrédulos esperan que los sorprenda la Hora [el Día del Juicio]. Por cierto que ya se evidenciaron algunas señales que indican su proximidad, y de nada les servirá creer cuando ésta llegue.} [Corán 47:18]

También, tenemos como referente de la certeza de la Hora del Juicio el famoso hadiz donde Yibril, la paz sea con él, le pregunta al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, por la fe y él, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le respondió: “Al Iman (la fe) consiste en creer en Al-lah, en Sus Ángeles, Sus Libros Sagrados, Sus Mensajeros, el Día del Juicio Final y que creas en el Destino, sea bueno o malo”. También se relata que Hudhaifa Bin Asiad Al Gifan, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Estábamos sentados a la sombra de una habitación del Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y mencionamos la Hora (del Juicio Final) y nuestras voces se alzaron; entonces, el Enviado de Al-lah dijo: “No será hasta que le precedan diez señales…”. [Abu Dawud]

Al-lah dijo: {Te preguntan cuándo llegará la Hora [del Día de la Resurrección]. Diles: Sólo mi Señor lo sabe, y nadie salvo Él hará que ésta acontezca en el momento decretado. Los cielos y la tierra temen su llegada; pero ésta os sorprenderá. Te preguntan como si supieras [cuándo ocurrirá]. Diles: Su conocimiento sólo Le pertenece a Al-lah, pero la mayoría de los hombres no lo creen.} [Corán 7:187]; también señaló: {Te preguntan acerca de la Hora [del Juicio]. Diles: Ciertamente, sólo Al-lah tiene el conocimiento de ella, y no sé si la Hora esté cercana.} [Corán 33:63]; y: {Te preguntan cuándo llegará la hora del Juicio. Pero tú [¡Oh, Muhammad!] no tienes conocimiento de ello.} [Corán 79:42-43] Y cuando Yibril, la paz sea con él, preguntó al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, por la Hora del Juicio Final, él le respondió: “El preguntado por ella no sabe más de lo que conoce quien pregunta”. [Muslim] Dijo Ibn Rayab Al Hanbali, que Al-lah lo tenga en Su misericordia: “Significa que el conocimiento de todas las criaturas respecto a la Hora del Juicio Final es igual y esto evidencia que Al-lah se guardó este saber para Sí”.

Ahmad, Ibn Maya y Al Hakim citaron un hadiz en el cual el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dice: “Se recordaron mutuamente el asunto de la Hora (del Juicio Final) y decidieron consultarle a Ibrahim (Abraham), la paz sea con él, quien dijo: ‘No tengo conocimiento de ella’. Así fue que decidieron consultarle a Isa (Jesús), la paz sea con él, quien respondió: ‘Respecto a su ocurrencia, pues sólo Al-lah sabe cuándo será. Entre lo que Al-lah me reveló está que el Falso Mesías habrá surgido y yo tendré dos varas, cuando él me vea se derretirá como el plomo’, y agregó: ‘Entonces Al-lah lo destruirá’”.

Las aleyas del Corán y los hadices del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos indican la inminencia y la cercanía de la Hora. Al-lah dijo: {Se aproxima la hora en que los hombres deberán comparecer [ante Al-lah para ser juzgados], mientras que ellos se muestran indiferentes alejados del Mensaje.} [Corán 21:1]; y: {Te preguntan acerca de la Hora [del Juicio]. Diles: Ciertamente, sólo Al-lah tiene el conocimiento de ella, y no sé si la Hora esté cercana.} [Corán 33:63] Por su parte, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Fui enviado junto con la Hora como estos dos”, e indicaba con sus dos dedos extendidos. [Bujari]

Las señales del advenimiento de la Hora son de dos clases: mayores y menores. Las señales menores son las que surgen mucho antes que llegue y son cosas naturales y normales. Algunas también pueden aparecer junto o después de las señales mayores. En cambio, las señales mayores son fenómenos graves que aparecerán cerca de la llegada de la Hora y son sucesos sobrenaturales y excepcionales, como el surgimiento del Falso Mesías (Ad-Dayyal, mal llamado el Anticristo).

En lo que respecta al orden de su aparición, se pueden dividir en tres grupos:

Señales que surgieron y pasaron.

Señales que surgieron y siguen dándose.

Señales que aún no han llegado.

Sahl Bin Sa’d, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Fui enviado junto con la Hora como estos dos” e indicaba con sus dedos extendidos. ‘Awf Bin Malik, que Al-lah esté complacido con él, trasmitió que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Cuenta seis cosas antes de la Hora: mi muerte…”. [Bujari] Con la muerte del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se terminó la revelación divina tal como respondió Umm Aiman a Abu Baker y Omar, que Al-lah esté complacido con ellos, cuando la visitaron después de la muerte del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Abu Musa Al Ash’ari, que Al-lah esté complacido con él, mencionó que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Antes de la llegada de la Hora habrán tribulaciones como la oscuridad de una noche sin luna, en ellas amanecerá el hombre creyendo y anochecerá siendo un incrédulo, le llegará la noche siendo creyente y en la mañana será un impío, estará mejor el que esté sentado que quién esté de pie; y quién está de pie estará mejor que el que camina y quien camina estará mejor que el que corre (es decir, que entre más alejado de las tribulaciones esté es mucho mejor que quien se acerca a ellas)”. [Ahmad, Abu Dawud, Ibn Maya y Al Hakim] Y en otra narración de At-Tirmidhi, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, se menciona: “…y algunas personas venderán su religión por una fútil ganancia mundanal”.

También se cita que Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No llegará la Hora hasta que surja un incendio en la tierra del Hiyaz e iluminará los cuellos de los camellos en Damasco”. Y este fuego sucedió de hecho a mediados del siglo séptimo de la Hégira (el siglo XIV de la era cristiana) y los eruditos de la época lo describieron profundamente en las crónicas de la época. Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, también citó al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, que dijo: “Si se pierde la confianza, prepárense para la llegada de la Hora”. [Bujari]

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¡Por El que tiene mi alma en Su mano! Esta nación no perecerá hasta que un hombre tenga relaciones sexuales con una mujer abiertamente en público, y el mejor de todos será quien diga: ‘Podrías haberte cubierto con ella detrás de esa pared’”. [Abu Ia’la] Significa que en ese tiempo la fornicación y el adulterio ya no serán consideradas acciones pecaminosas o reprobables por las personas, y que la vergüenza y el pudor desaparecerán.

Ibn Mas’ud, que Al-lah esté complacido de él, relató que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Al fin de los tiempos habrá eclipses, terremotos y desastres naturales”. Se le preguntó: “¿Cuándo será eso, Mensajero de Al-lah?” Y él dijo: “Cuando se extiendan la música y el consumo de bebidas alcohólicas”. [Ibn Maya]

En el famoso hadiz de Yibril, la paz sea con él, dice el ángel: “Infórmame de sus signos”, y el Profeta de Al-lah dijo: “Que la esclava dará a luz a su ama, y que veas a los pastores de ovejas descalzos, harapientos y hambrientos competir entre sí quién construye el edificio más alto, y que veas a las mujeres vestidas pero desnudas a la vez”. [Muslim] Aquí vemos una clara referencia al deterioro de los lazos familiares, tanto que los hijos faltarán al respeto a sus madres y las tratarán como a sirvientas; también hace referencia a grupos de gente nómada y pobre que se enriquecerán rápidamente y mucho; finalmente hace referencia a las ropas actuales de las mujeres que están formalmente vestidas pero exhiben todos sus encantos naturales descaradamente a través de minúsculas y transparentes ropas, o musulmanas que “usan” el Hiyab pero no de la manera que debe ser.

Abu Huraira, que Al-lah esté complacido con él, también relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “La Hora del Juicio Final no llegará hasta que se extiendan las tribulaciones, se extienda la mentira y los mercados se acerquen entre sí”. Aquí vemos una clara indicación de la decadencia moral de la sociedad y del actual proceso de globalización económica.

Ahora, pasaremos a mencionar las señales mayores de la inminencia de la Hora del Juicio Final.

Al-lah dijo: {[Y cuando se aproxime el Día del Juicio] Abriremos la barrera de Ia’yuy y Ma’yuy [Gog y Magog], y ellos se precipitarán desde todas las laderas [y devastarán cuanto encuentren a su paso].} [Corán 21:96] y: {Cuando ocurra lo que ha sido decretado para ellos, haremos salir de la tierra una bestia que les hablará milagrosamente [y ésta será una señal de la proximidad del Día del Juicio]; esto es porque los hombres no estaban convencidos de Nuestros signos.} [Corán 27:82]

Hudhaifa Bin Asiad, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “El Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, salió a mirar desde una habitación y nosotros hablábamos de la Hora (del Juicio Final); entonces dijo: ‘No llegará la Hora hasta que se den diez señales: el sol saldrá por el poniente, el Falso Mesías, El Humo, La bestia, Gog y Magog, el regreso de Jesús, hijo de María, que la paz sea con él, tres eclipses: uno en oriente, otro en occidente y otro en la península árabe, un fuego que surgirá de Adén y arreará a la gente hasta el lugar de reunión, los seguirá hasta cuando duermen por la noche y la siesta’”. [Ibn Maya]

¡Siervos de Al-lah! Esas son pues algunas de las señales de la Hora del Juicio Final, ¿Estamos preparados para tan terrible momento? ¿Hemos hecho alguna obra que nos beneficie?

Y sepan que ya se presentaron la mayoría de las señales menores y esto es prueba evidente de la cercanía e inminencia de las señales mayores, a las cuales sigue inmediatamente la Hora del Juicio Final.

Teman a Al-lah, siervos de Al-lah, y mejoren su comportamiento, prepárense para la Resurrección y recuerden que la Hora llegará sin duda alguna.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah, ciertamente me refugio en Ti de la incredulidad, de la pobreza, y en Ti me amparo del tormento de la tumba, no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Tú!

¡Oh Al-lah! Haz que el Corán reviva mi corazón, que sea la luz que ilumine mi alma, la cual da final a mi tristeza y alivia mis preocupaciones.

Oh Señor, anhelo Tu misericordia, no me abandones ni por un instante, y facilita mis asuntos, no hay otro a quien deba suplicar ni adorar más que a Ti.