Los medios de comunicación y su influencia en la sociedad

Resumen del tema

Hoy en día, los medios con todos sus tipos y canales, tienen un efecto notable en formar la mentalidad y manejar la conducta del niño, la familia y la sociedad entera. Esto es debido a lo que se transmiten temas llenos de emoción, suspenso y atracción. Es por ello que se debe aprovecharla bien, usarla como el Minbar del Islam para difundir sus valores correctos.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del Universo. Le glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guía nadie puede desviar y a quien extravía nadie puede guiar. Atestiguamos que no hay otra divinidad excepto Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero. Alabado sea Al-lah quien nos bendijo con muchas cosas y nos exigió ser responsables con esas bendiciones. Alabado sea Al-lah quien enseñó al hombre lo que no sabía y le facilitó la manera de comunicarse.

¡Musulmanes! Hoy hablaremos de algo de vital importancia. Algo de vital importancia si se usa para el bien. Algo de vital importancia también si se usa para el mal. Algo que ejerce un gran poder en la sociedad de modo que casi nadie escapa a su influencia en la misma. Se trata de los medios de comunicación.

Los medios de comunicación, representados por los periódicos, las revistas y otros, son medios de profundo efecto social en la creencia, el comportamiento y los valores de la gente. Si se los utiliza para el bien, como explicarle a la gente las cosas que necesita saber sobre su fe y para beneficio de sus asuntos terrenales, son muy efectivos y tienen un impacto social positivo; pero si se los utiliza para el mal tienen, a su vez, un efecto social tremendamente nocivo y dañino.

Los medios de comunicación se han convertido en esta nuestra época en un canal importante de información, que afecta a la gente en sus asuntos positivamente y negativamente. Por ello, debemos encauzarlos para que beneficien la divulgación del Islam y las buenas costumbres, y combatan también los malos hábitos.

Partiendo de esta base es que llamo a la gente adinerada y pudiente hacia la creación de medios de comunicación islámicos que se expresen en nuestra lengua local, y que nos ayuden a evitar seguir recibiendo ataques islamofóbicos y daño social, como el que recibimos de algunos medios de comunicación mal encaminados.

¡Hermanos musulmanes! Dada la importancia actual de los medios de comunicación como redes de intercambio de información e influencia efectiva sobre la gente y sus asuntos, les digo que nuestra nación islámica debe encauzar estos medios audiovisuales, impresos o digitales para difundir el Islam, las buenas costumbres, el Corán y la Sunna.

¡Hermanos queridos! Los medios de comunicación tienen un rol preponderante en la formación mental de las personas, la formación de los rasgos básicos de la personalidad, la orientación de la conducta y la implantación de valores y objetivos beneficiosos de forma general o individual.

Así pues, deben temer a Al-lah los responsables de estos, pues todos somos pastores y todos somos responsables por nuestros rebaños, y no presentar a la gente sino lo que les beneficie, invitándolos al bien y a la virtud, a los valores islámicos originales y a los principios rectos.

Deben salvar a los hijos de nuestra nación de la confusión intelectual, del engaño en la fe, de la corrupción en la conducta que se vuelca en su comportamiento y vida diaria, a través de actitudes que estremecen los cielos y la tierra. ¡Misericordia Señor! ¡Misericordia Señor!

¡Comunicadores! Los medios de comunicación son el pulso de la nación y el espejo de la sociedad; cuiden, pues, de la responsabilidad sobre la palabra pronunciada o escrita, de la objetividad de la presentación, de la altura en el debate y la honestidad de la opinión. Pues deben saber que los medios de comunicación islámicos se distinguen por sus principios y valores, por su creencia y fe.

Cuánto sufren las sociedades humanas hoy de crímenes y delitos. Cuántas desgracias y pestes nos azotan. Cuánto ha subido el índice de criminalidad en nuestros días de forma impresionante. ¿No creen acaso que todo esto se da porque el ser humano ha sido negligente con sus responsabilidades?

Así pues, comunicadores, ¡teman a Al-lah! ¡Cumplan con su compromiso de comunicar honesta y objetivamente! ¡Procuren la información fidedigna y abandonen los rumores y los chismes! Hagan de sus medios de comunicación canales para la divulgación del Islam y la orientación humana. No repitan todo lo que ven y oyen; pues ha sido confirmado que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Suficiente miente ya un hombre que repite todo lo que oye”.

Así pues, no comuniquen sino lo que ha sido confirmado, y no presenten sino lo que beneficia a la comunidad, pues muchos comunicadores presentan noticias que no son sino apologías a la corrupción y el pecado entre la gente creyente, y esto es algo evidentemente prohibido por Al-lah, así que teman a Al-lah en sus labores.

¡Comunicadores! Una de las cosas que es obligación de ustedes difundir es la fe islámica auténtica, libre de politeísmo y supersticiones. Pues el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuando envió a Mu’adh, que Al-lah esté complacido con él, al Yemen, le instruyó que lo primero hacia lo que debía invitar a la gente era el testimonio de fe, que Hay un solo Dios y que Muhammad es Su siervo y Mensajero. Si la gente aceptaba eso, entonces se les debía informar que Al-lah les había impuesto cinco rezos diarios, etc.

Los medios de comunicación tienen también la obligación de difundir entre la gente las buenas costumbres y modales, pues el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Ciertamente he sido enviado para complementar las buenas costumbres”.

Los medios de comunicación también deben ser honestos y justos en todo lo que informan, pues la justicia y la honestidad son algo obligatorio en todos los asuntos. Así mismo, deben evitar hundirse en la difusión de la corrupción y los males sociales, y deben preocuparse por difundir los buenos modales al debatir y dialogar, y deben orientar de forma sabia y con buenas maneras.

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas- Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

¡Queridos hermanos! Muchos de los medios de comunicación que tenemos hoy en día enfrentan graves problemas que deben ser desafiados y solucionados para que cumplan con su rol auténtico.

Uno de estos problemas es la ausencia de gente devota en el oficio de la comunicación. Muchos de los comunicadores olvidan su mensaje islámico cuando empiezan a trabajar, y sólo les interesa cómo se van a beneficiar económicamente de su oficio, y presentan muchas cosas perjudiciales para su religión, su fe y su comunidad.

Otro de los problemas es la falta de financiamiento a los medios de comunicación bien encaminados, a los que frecuentemente oímos quejarse de falta de recursos, y algunos hasta llegan a quebrar.

Otro problema que afecta a nuestros medios de comunicación es la ignorancia y el capricho, pues podemos encontrar a alguien ignorante sobre el Islam presentando un programa islámico. Esto, ¡por Al-lah!, daña mucho más de lo que beneficia.

Así pues, los comunicadores deben tener conocimiento de todo lo que presentan, ya sea en religión o cosas mundanas. Por eso, Al-lah, Subhanahu wa Ta’ala, dice: {No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento. Por cierto que seréis interrogados en qué habéis utilizado el oído, la vista y el corazón.} [Corán 17:36]

Los medios de comunicación deben tener mucho cuidado con las series y películas que difunden, pues muchas de ellas son puro veneno y perjuicio para la comunidad, en especial para niños y mujeres. Cuando les llega alguna serie u otro material “enlatado”, deben estudiar los objetivos y efectos que encierra su difusión pública.

Uno de los efectos nocivos de estas series y películas es quitar el concepto de pudor de nuestras mentes, siendo que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “El pudor es bueno”, “nunca se presenta el pudor sino para bien”, lo citó Al Bujari y otros recopiladores del Hadiz.

Otro de los daños que provocan es promover el libertinaje, presentando escenas eróticas e impúdicas sin ningún tipo de sensibilidad ni temor de Al-lah. Entonces, los niños piensan que la exhibición sexual pública y el libertinaje son algo natural, y se crían con esos conceptos errados.

También, debemos citar que difunden la corrupción y la abominación en dichos y hechos dentro de nuestras comunidades.

¡Queridos hermanos! Vivimos en una época en que la corrupción está firmemente arraigada en los medios de comunicación; así es que, los que están en el oficio de la comunicación deben tratar de reformar y mejorar esto con todos los medios disponibles.

¡Siervos de Al-lah! Nuestras autoridades tienen la obligación de que existan medios de comunicación bien encaminados y libres de impureza, que difundan la fe correcta en nuestra comunidad, beneficiando así a la misma y al Estado.

Los individuos, por su parte, tienen la obligación de establecer medios de comunicación que defiendan la fe en Al-lah y a los creyentes contra todos los salvajes ataques que los lanzan. Si las leyes de un Estado permiten la creación de medios de comunicación privados, pues es una oportunidad para los ricos y pudientes que les servirá luego como una provisión de buenas obras en el Día del Juicio.

La gente también debe rechazar de una manera legal y lícita todo lo impúdico y dañino que difunden los medios de comunicación. Lo pecaminoso se debe retirar con la mano, con la boca o en el corazón dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

¡Comunicadores! Teman a Al-lah y sepan que serán interrogados un día ante El que sabe todos los secretos, ese día en que no habrá nada oculto y se difundirá todo lo que se escondía. Así que no presenten sino lo bueno, y recuerden siempre que quien dirige a otro hacia el bien es como el que lo practica.

¡Oh gentes! Disfruten de los medios de comunicación sólo lo lícito y bueno en el Islam. Y recuerden que no todo lo que se dice, presenta o difunde es verdad o es aceptable y bueno ante Al-lah. Así que no crean todo lo que les presentan; a todos se les aceptan cosas y rechazan cosas, menos al mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se lo ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah! Me refugio en Ti de desviarme o ser desviado, de equivocarme o de que me precipite en el error, de oprimir y ser oprimido, de ser ignorante o que sean ignorantes conmigo.

¡Oh Al-lah! Tú eres el Soberano, no existe dios excepto Tú. Tú eres mi Señor y yo soy tu siervo. He sido injusto con mi alma, reconozco mis pecados, perdona todas mis culpas, y mis faltas porque nadie perdona los pecados sino Tú. Guíame hacia los mejores modales, no guía a ellos sino Tú. Aleja de mí las malas obras, no las aleja sino Tú.

¡Oh Al-lah! Perdóname tanto los pecados que cometí como lo que dejé de hacer, y aquellos que haya cometido en secreto y públicamente, y lo que haya malgastado, como también de aquellas cosas que Tú bien sabes de mí.