Métodos del dawaa de los profetas

Resumen del tema

De los lados más destacados en las historias de los mensajeros y los profetas, es el de la dawaa al camino de Allah, alabado sea. Tal dawaa tiene sus propios estilos y claros métodos que no tienen confusión. Entre ellos: saber a qué se está invitando, hacer (obrar) lo que se dice, empezar con lo más importante, adornarse con los buenos valores e invitar con sabiduría.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del Universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guía nadie puede desviar, y a quien extravía nadie puede guiar. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero. Alabado sea Al-lah, Quien envió a Sus Profetas y Mensajeros para aclararles a Sus siervos qué creer de Él y cómo hacerlo. Alabado sea Al-lah, Quien nos agració con hombres de conducta intachable para que nos trasmitieran Su Mensaje, el Islam, y nos guiaran a la forma correcta de adorarlo.

Queridos hermanos y hermanas:

Nuestro Jutba de hoy gira en torno al método más efectivo y preciso para la divulgación del Islam, de todos es el más claro, determinante y el que brinda las evidencias más elocuentes. Se trata de un sistema que quien lo sigue se salva y triunfa; mas quien lo distorsiona, se desvía y se aleja del sendero recto. Este método de Dawa es aquel al cual se ciñeron los Profetas, la paz sea con ellos, para la divulgación del Mensaje de Al-lah.

Este método es puro y beneficioso, todo musulmán y musulmana debe conocerlo para poder invitar a la gente hacia la adoración única de Al-lah, es el mejor que ha conocido la humanidad y, por tanto, es deber de todos implementarlo.

La esencia de la prédica de los Profetas, la paz sea con ellos, como ya saben ustedes, hermanos y hermanas, consiste en invitar a la gente a la adoración exclusiva de Al-lah, sin asociarle nada ni nadie, tal adoración debe llevarse a cabo siempre, con todas las palabras y lo actos de los verdaderos creyentes. Dijo Al-lah en la Sura “Las Abejas”: {Por cierto que enviamos a cada nación un Mensajero [para que los exhortase a] adorar a Al-lah y a evitar al Seductor.} [Corán 16:36]

Al-lah aclaró en el Corán cuáles son los fundamentos de este método profético de divulgación con todo detalle, explicó con precisión cómo se debe presentar el Islam a los individuos, a las naciones, a los gobernantes, a los poderosos, a los débiles, a los ricos y a los pobres, en fin, a todo aquel a quien deba llegar el mensaje.

El Corán menciona las historias de los Profetas, la paz sea con ellos, y sus naciones: cómo Al-lah socorre a Sus Mensajeros y a sus seguidores, cómo derrota y frustra los planes de sus enemigos sin importar si son gobernantes u hombres de gran importancia –como el Faraón o Nimrod–, potentados –como Qarún–, o familias, tribus o naciones enteras –como ‘Ad o Zamud–.

El Sagrado Corán es un libro que trata diferentes temas, gran parte de su mensaje se centra en explicar e invitar al Tawhid, que es la creencia en la unicidad absoluta de Al-lah, en alentar la fe verdadera; también es un libro de legislación, de conocimiento y sabiduría, de plegarias, adoración ritual, mandamientos e invitaciones. Así como es un libro de amonestación, también lo es de criterio racional.

Dentro de todo este abundante e importante contenido podemos encontrar las pautas para hacer Dawa, es decir, divulgar el Islam, de manera correcta, de acuerdo al ejemplo y la guía que siguieron y nos dejaron los Profetas, la paz sea con ellos.

Ahora, para conocer los fundamentos prácticos del método profético de divulgación del Islam, meditemos acerca del contenido de las siguientes aleyas del sagrado Corán y el siguiente Hadiz:

{Y enviamos a Noé a su pueblo, y les dijo: ¡Oh, pueblo mío! Adorad solamente a Al-lah, pues no existe otra divinidad salvo Él. Por cierto que temo que [si no creéis en Él] os azote un castigo terrible.} [Corán 7:59]

{Y al pueblo llamado ‘Ad le enviamos a su hermano Hud [como Profeta] y les dijo: ¡Oh, pueblo mío! Adorad a Al-lah, pues no existe otra divinidad salvo Él. ¿Acaso no teméis [Su castigo]?} [Corán 7:65]

{Y al pueblo llamado Zamud le enviamos a su hermano Saleh [como Profeta]. Les dijo: ¡Oh, pueblo mío! Adorad a Al-lah, pues no existe otra divinidad salvo Él.} [Corán 7:73]

{Y al pueblo llamado Madian le enviamos a su hermano Jetro [como Profeta], quien les dijo: ¡Oh, pueblo mío! Adorad a Al-lah, pues no existe otra divinidad salvo Él.} [Corán 7:85]

Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo a Mu’adh ibn Yabal, que Al-lah esté complacido con él, cuando lo destinó al Yemen: “Por cierto que vas a un pueblo que es de la Gente del Libro. Lo primero a lo que debes invitarlos es a dar testimonio que no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad es mensajero de Al-lah. Si te obedecen en eso, pues indícales que Al-lah les ha impuesto cinco rezos durante el día y la noche. Si te obedecen en aquello, pues diles que Al-lah les ha impuesto una limosna que se toma de sus ricos y que se distribuye entre sus pobres. Si te obedecen en ello, pues cuídate mucho de no tomar sus posesiones más valiosas y cuídate de las súplicas de los oprimidos, pues no hay ningún obstáculo entre ellas y Al-lah”.

También, Al-lah menciona en el Corán la prescripción de usar un discurso suave y cortés. Al-lah dijo: {Y habladle cortésmente, para que así recapacite o tema a Al-lah y se arrepienta.} [Corán 20:44]

Ahora también escucharemos algunos ejemplos de este discurso cortés y sabio que Al-lah dispuso para que sea el método de Sus Profetas, la paz sea con ellos, y ellos lo practicaron con distintas modalidades, ya sea contando historias, advirtiendo o anunciando.

Analicemos el caso del Profeta Yusuf (José), la paz sea con él, y lo que les dijo a sus compañeros de prisión: {Los que adoráis en vez de Él no son más que nombres que habéis puesto vosotros y vuestros padres [a piedras y estatuas], y Al-lah no les confirió poder alguno para ello. Ciertamente el juzgaros compete a Al-lah, Quien ordenó que no adoréis a nada ni nadie excepto a Él; esta es la religión verdadera, pero la mayoría de los hombres lo ignora.} [Corán 12:40]

O el caso del Profeta Hud (Job), la paz sea con él: {Y los hombres de su pueblo, que cometían obscenidades, se presentaron presurosamente ante él, y éste les dijo: ¡Oh, pueblo mío! Casaos con las mujeres, pues ello es lo lícito para vosotros, temed a Al-lah y no me avergoncéis ante mis huéspedes. ¿Es que no hay entre vosotros ningún hombre recto?} [Corán 11:80] Y en lo que respecta a anunciar y advertir, le dijo Hud a su gente: {Y si rechazáis [mi exhortación], por cierto que os transmití aquello por lo que fui enviado a vosotros, y mi Señor [os destruirá y] os hará suceder por otro pueblo diferente [que creerá], y sabed que no Le perjudicáis en nada [con vuestra incredulidad]; en verdad mi Señor es Protector de todas las cosas.} [Corán 10:57]

Y Nuh (Noé), la paz sea con él, le dijo a su gente: {Y les dije: Implorad el perdón de vuestro Señor, pues es Remisorio, y así os enviará del cielo una lluvia abundante. Y os concederá muchos bienes e hijos; también jardines y ríos. ¿Qué os sucede que no teméis la grandeza de Al-lah?} [Corán 71:10-13]

Vemos también que parte del método profético consiste en invitar a la gente al Islam en todo momento apropiado, ya sea de día o de noche. Al-lah menciona el ejemplo de Nuh (Noé), la paz sea con él, en sus propias palabras: {Dijo Noé: ¡Oh, Señor mío! Por cierto que exhorté a mi pueblo noche y día. Pero mi exhortación sólo ha servido para que se aparten aún más [del camino recto]. Y toda vez que les llamé hacia la guía para que Tú los perdonases, se pusieron los dedos en los oídos, se cubrieron con la ropa, se obstinaron y se ensoberbecieron. Además, los llamé abiertamente y los exhorté en público y en privado.} [Corán 71:5-8]

El más claro ejemplo es el Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, que fue enviado por Al-lah para guiar a las personas hacia el Islam. Cuando él estaba en la Meca seguía a sus habitantes día y noche invitándolos a la adoración exclusiva de Al-lah, sin descansar, aun cuando fue perseguido y desterrado de la ciudad.

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

Hermanas y hermanos musulmanes:

Una de las características del método de los Profetas, la paz sea con ellos, es la presentación de argumentos y evidencias naturales y racionales que no rechaza ningún ser lógico, sino sólo los testarudos y los soberbios. Escuchemos, pues, a Ibrahim (Abraham), el cercano a Al-lah, la paz sea con él, mientras debatía con su gente con argumentos racionales y lógicos. Dijo Al-lah:

{Y recuerda cuando Abraham le dijo a su padre Azar: ¿Tomas a los ídolos por divinidades? Veo que tú y tu pueblo están en un extravío evidente.

Y así fue como le mostramos a Abraham las maravillas de los cielos y de la Tierra, para que fuera de los que creen con certeza.

Y al llegar la noche vio una estrella [y con el fin de hacer que su pueblo reflexionase les dio ejemplos que ellos podían entender] y les dijo: ¡Éste es mi Señor! Pero cuando desapareció exclamó: No adoro a los que se ausentan.

Luego, al ver la luna aparecer dijo: ¡Éste es mi Señor! Pero cuando desapareció exclamó: Si no me guía mi Señor me contaré entre los extraviados.

Y cuando vio salir el sol dijo: ¡Éste es mi Señor, éste es más grande aún! Pero cuando desapareció exclamó: ¡Oh, pueblo mío! Soy inocente de lo que Le asociáis.

Me consagro a Quien creó los cielos y la tierra, soy monoteísta y no de los que Le asocian copartícipes.

Pero su pueblo lo refutó, y él dijo: ¿Me discutís acerca de [la unicidad de] Al-lah siendo que Él me ha guiado? No temo que lo que Le asociáis [pueda perjudicarme en algo], sólo podrá ocurrirme lo que mi Señor quiera. Mi Señor abarca todo en Su conocimiento ¿Es que no recapacitáis?

¿Y cómo podría temerle a lo que Le asociáis, cuando vosotros no teméis haberle asociado a Al-lah [adorando a otros junto con Él] sin que se os haya enviado ningún fundamento para ello? Entonces, ¿cuál de los dos grupos tiene más motivo para temer? Respondedme si es que lo sabéis.

Quienes crean y no desacrediten su fe con ninguna injusticia [idolatría] serán quienes estarán a salvo, y son ellos los encaminados.

Y ésta es Nuestra prueba; se la proporcionamos a Abraham para que argumente contra su pueblo. Así elevamos la condición de quien queremos; ciertamente tu Señor es Sabio, Omnisciente.} [Corán 6:74-83]

Así también sucedió con Musa (Moisés), la paz sea con él, cuando debatía con el Faraón; Al-lah Dijo:

{Id ante él y decidle: Somos Mensajeros enviados por tu Señor para que dejes ir con nosotros a los Hijos de Israel y no los tortures. Por cierto que hemos venido con un signo de tu Señor, y quien siga la guía estará a salvo.

Nos ha sido revelado que quien desmienta [el Mensaje que hemos traído] y vuelva la espalda será castigado.

Dijo [el Faraón]: Respóndeme ¡Oh, Moisés! ¿Y quien es vuestro Señor?

Dijo [Moisés]: Nuestro Señor es Quien creó cada cosa con una naturaleza y una forma particular, y luego dispuso un orden entre ellas.

Entonces, preguntó [el Faraón]: ¿Qué pasará con las generaciones anteriores?

Dijo [Moisés]: Sólo mi Señor lo sabe, y Él todo lo tiene registrado en un Libro. Mi Señor no se equivoca nunca ni se olvida de nada.

Él os dispuso la Tierra como un lecho [propicio para que lo habitéis] y os trazó en ella caminos, e hizo descender agua del cielo para que con ella broten diferentes especies de plantas.

Comed de ellas y apacentad vuestros ganados. Ciertamente en esto hay signos [del poder de Al-lah] para los dotados de intelecto.

De ella [la tierra] os hemos creado, a ella os haremos retornar [cuado muráis], y de ella os haremos surgir nuevamente [el Día de la Resurrección].

Y por cierto que le mostramos [al Faraón] todos Nuestros signos, pero los desmintió y se rehusó a creer.} [Corán 20:47-56]

Las muestras de este método de Dawa presentes en la biografía del Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, son numerosas, podemos citar como ejemplo el hadiz donde Ibn Mas’ud relató: “El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solía tener consideración con nosotros al predicar en el tiempo apropiado, pues temía aburrirnos con demasiados sermones y enseñanzas”.

También, Anas Ibn Malik dijo: “El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: ‘Facilitad las cosas y no las hagáis difíciles (para la gente en temas de religión). Dadles buenas noticias y no los hagáis huir (del Islam)’”. (Recopilados por Bujari)

Hermanos y hermanas musulmanas:

Deben cuidarse mucho de no salirse del método profético para la divulgación. Eviten con todas sus fuerzas caer en los métodos de las sectas desviadas y perdidas como los sufis, los shias, los ahmadies, bahais y otros, donde disfrazan la verdad para atraer creyentes.

Así también, queridos divulgadores y estudiantes del conocimiento del Islam, es necesario conocer medios nuevos y actualizados para la divulgación del Islam, que aportan tantos beneficios en numerosos campos. Nos referimos a medios tecnológicos contemporáneos como el Internet, las redes sociales, computadores, celulares, mensajes de texto y otros posibles instrumentos que lamentablemente ya son usados por los enemigos del Islam para difundir sus ideas distorsionadas y desprovistas de todo asidero. Debemos apropiarnos de estos nuevos medios para difundir el Islam, teniendo siempre presente seguir el método adecuado que nos han enseñado los Profetas, la paz sea con ellos.

Teman a Al-lah, pues, hermanos, y sepan que la mejor guía es la del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y que lo peor son las innovaciones en materia de fe. Toda innovación en la doctrina de la fe es una desviación, y toda desviación tiene como destino el Infierno.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah! Me refugio en Ti de desviarme o ser desviado, de equivocarme o de que me precipite en el error, de oprimir y ser oprimido, de ser ignorante o que sean ignorantes conmigo.

¡Oh Al-lah! Tú eres el Soberano, no existe dios excepto Tú. Tú eres mi Señor y yo soy Tu siervo. He sido injusto con mi alma, reconozco mis pecados, perdona todas mis culpas y mis faltas, porque nadie perdona los pecados sino Tú. Guíame hacia los mejores modales, nadie guía a ellos sino Tú. Aleja de mí las malas obras, no las aleja nadie sino Tú.

¡Oh Al-lah! Perdóname tanto los pecados que cometí como lo que dejé de hacer, y aquellos que haya cometido en secreto y públicamente, y lo que haya malgastado, como también aquellas cosas que Tú bien sabes de mí.