Al-Zakat

Resumen del tema

De las más grandes cosas que Allah impuso en el dinero es Al-Zakat que es el tercer pilar de los pilares del Islam y en el Corán viene como mandato directamente después de la oración. Allah – todopoderoso – la impuso por razones sabias… no la ha impuesto para tomar del dinero de los siervos, sino para purificarlo, consolar a los pobres y aumentar el amor entre ellos. Lo hizo como modo de cooperación y solidaridad social entre los miembros de la sociedad.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Señor del universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero

Siervos de Al-lah, nuestro tema de hoy es algo que acrecienta los bienes, los purifica y trae la bendición de Al-lah sobre la persona y sus posesiones.

Teman a Al-lah, siervos de Al-lah, y cumplan con sus obligaciones impuestas sobre sus bienes dotados por Él, pues ustedes nacieron sin saber nada ni tener capacidad de nada, luego Al-lah les fue facilitando el sustento y les dio lo que no tenían. Así pues, hermanos, agradézcanle a Al-lah cumpliendo con lo que se les ha impuesto para librar sus conciencias, para purificar sus bienes, y cuídense de la avaricia y la tacañería con sus obligaciones financieras, pues significaría su perdición y el retiro de toda bendición sobre sus pertenencias.

Esta obligación financiera es el Zakat, y es el tercer pilar práctico del Islam después del Salat. El Zakat se impone sobre todo musulmán libre, adulto, consciente y propietario pleno del Nisab (mínimo imponible). Al-lah dijo: {Observad la oración prescrita, pagad el Zakat y prosternaos con los orantes.} [Corán 2:43]; {Haced la oración prescrita y pagad el Zakat, y el bien que hagáis será para vuestro beneficio, y su recompensa la encontraréis junto a Al-lah. En verdad Al-lah sabe cuánto hacéis.} [Corán 2:110], y se encuentran otros ochenta pasajes en Corán donde el rezo y el Zakat se mencionan juntos.

Ibn ‘Omar, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El Islam se levanta sobre cinco (pilares): testificar la unicidad de Al-lah, la práctica del Salat, el pago del Zakat, el ayuno del Ramadán y el peregrinaje”. [Muslim].

Al que evita pagar el Zakat se le advierte con el castigo del fuego: {Que no crean los que mezquinan lo que Al-lah les ha concedido por Su gracia que es un bien para ellos. Al contrario, es un mal. Todo lo que escatimaron lo tendrán alrededor del cuello el Día del Juicio. A Al-lah pertenece la herencia de cuanto hay en los cielos y la tierra. Al-lah está bien informado de lo que hacéis.} [Corán 3:180] y dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, explicando la primera aleya: “Al que Al-lah le dio bienes y no pagó Az-Zakat por ellos, se le presenta una serpiente de piel lustrosa que se le enrosca al cuello y le pica seguidamente en el Día del Juicio. Y esta le dice: ‘Yo soy tu propiedad, yo soy tu tesoro’”. [Bujari]

El pago del Zakat presenta varios beneficios de tipo religioso, de tipo moral y de tipo social.

Entre los beneficios religiosos tenemos:

Es la práctica de uno de los pilares del Islam.

Acerca al ser humano hacia su Señor y aumenta su fe.

Su práctica amerita una gran recompensa. Al-lah dice: {Al-lah hará que todo lo que provenga de la usura no tenga ninguna bendición, pero sí, en cambio, incrementará la riqueza de quienes hagan caridades. Al-lah no ama al incrédulo pecador.} [Corán 2: 276] {Todo lo que deis esperando ser retribuidos por los hombres con algo mejor, no será recompensado por Al-lah. En cambio, aquellos que den en caridad anhelando complacer a Al-lah serán quienes obtengan una doble recompensa.} [Corán 30: 39] y dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Si alguien da una limosna equivalente a una semilla de dátil de dinero bien ganado –pues Al-lah sólo acepta lo bueno–, Al-lah la toma con Su diestra y la cría como quien cría un pollito, hasta que es tan grande como una montaña (su recompensa)”. [Bujari y Muslim]

Al-lah le borra por ella algunos pecados, como dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La limosna apaga los pecados como el agua al fuego”.

Entre los beneficios morales tenemos:

Que inscribe (en el cielo) al que lo paga entre la gente generosa y benefactora.

El Zakat hace que se registre a quien lo paga entre los misericordiosos y solidarios, y Al-lah es misericordioso con los misericordiosos.

Obviamente es un esfuerzo por los musulmanes y hace que la gente sea muy querida por lo que ofrece a sus hermanos de esfuerzos.

El Zakat purifica, a quien lo paga, de la mezquindad y la avaricia, como dijo Al-lah: {Toma [¡Oh, Muhammad!] una parte de sus bienes [como Zakat] para expurgarles [con ello sus pecados] y purificarles [de la avaricia], y ruega por ellos…} [Corán 9:103]

Entre sus beneficios sociales tenemos:

Que es una forma de cubrir las necesidades de los pobres que son mayoría en gran parte de los países.

El Zakat fortalece y consolida a los musulmanes, por eso uno de los destinos del Zakat es el bienestar común y la lucha por la causa de Al-lah.

Que ayuda a evitar los resentimientos que pueden haber en los pobres, pues si estos ven cómo los ricos disfrutan su riqueza y ellos no se benefician en nada de ella, se volverán hostiles contra los ricos porque estos no reconocen sus derechos ni les cubren sus necesidades. Si los ricos comparten con ellos un porcentaje de su riqueza al inicio de cada periodo, se quita el resentimiento y se nace el afecto.

Acrecienta los bienes y aumenta la bendición sobre ellos, como se cita en un hadiz del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que dice: “Ninguna limosna ha disminuido jamás ningún bien”. Queriendo decir que, si bien disminuyen en cantidad los bienes, no hace sino aumentar en bendición y crecimiento a futuro, pues Al-lah se los remplaza y bendice al donador.

Así hay una mejor distribución de los ingresos y bienes, beneficiando a nuestra gente, lo cual no ocurriría si los ricos monopolizan los bienes.

Todos estos beneficios nos indican que el Zakat es necesario y vital para mejorar al individuo y a la sociedad. Gloria a Al-lah, el Sapientísimo.

El musulmán rico debe ver su fortuna y sus bienes como una encomienda que Al-lah le ha consignado, y que debe pagar lo dispuesto sobre ella.

Al-lah anima a los musulmanes a gastar de sus bienes para paliar las necesidades de los pobres. {Quien contribuya con sus bienes por la causa de Al-lah, Él se los devolverá multiplicados. Al-lah restringe y prodiga el sustento, y a Él volveréis.} [Corán 2: 245]

El Zakat del Islam es un sistema pionero de asistencia social cuyo fin es velar por los pobres y lograr la equidad social entre los miembros de la sociedad a través de la redistribución de parte del ingreso de los ricos entre los pobres y necesitados.

El Zakat es una purificación de los bienes de quien lo paga y de su persona contra el egoísmo, la indiferencia, la avaricia y la ambición desmedida. También, es purificación del alma del pobre y el necesitado contra la envidia, los celos y el resentimiento hacia los ricos y más afortunados.

El Zakat también aumenta la cohesión social, la solidaridad y la lucha contra la pobreza y sus consecuencias sociales, económicas y morales si se hace buen uso y distribución de estos recursos entre sus merecidos destinatarios.

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas. Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

¡Siervos de Al-lah! Sepan que el Zakat está impuesto sobre ciertos bienes exclusivamente, entre ellos mencionamos:

El oro y la plata, si alcanzan el mínimo imponible, y se debe donar el 2.5% de lo que se posee de estos.

Mercadería comercial, es todo lo destinado a comercializarse de bienes inmuebles, vehículos, muebles, electrodomésticos, etc.

Cada inicio de gestión (Hawl) se deben avaluar estos bienes con su valor comercial y se paga el 2.5 % de su valor total, sea menos, más o lo mismo que su valor de compra.

En cambio, lo que se destina para el uso personal o el alquiler de inmuebles, vehículos o electrodomésticos, etc., no pagan Az-Zakat porque dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “El musulmán no debe pagar Az-Zakat por sus siervos o su caballo”.

¡Hermanos! Al-lah se encargó de aclararnos cuáles son los destinatarios del Zakat, pues dijo: {Ciertamente que el Zakat es para los pobres, los menesterosos, los que trabajan en su recaudación y distribución, aquellos que [por haber mostrado cierta inclinación por el Islam o haberlo aceptado recientemente] se desea ganar sus corazones, la liberación de los cautivos, los endeudados, la causa de Al-lah, y el viajero insolvente. Esto es un deber prescrito por Al-lah, y Al-lah es Omnisciente, Sabio.} [Corán 9: 60]; y estas son ocho categorías:

Primero: son los que poseen menos de la mitad de lo que necesitan, los fuqará (plural de “pobre”). Si alguien no encuentra con qué sustentarse ni a su familia por medio año, es pues un faquir (singular de “pobre”) y se le debe dar para poder sustentar a su familia el año entero.

Segundo: son los que tienen más de la mitad de lo que necesitan para sustentarse el año entero, entonces se les debe dar para que puedan hacerlo por un año.

Tercero: los que trabajan reuniendo el Zakat, administrándolo y distribuyéndolo a sus destinatarios por encargo del gobierno. Así pues, se les paga su salario del mismo Zakat aunque sean pudientes.

Cuarto: son las personas que muestran interés en el Islam pero se encuentran dubitantes por algunos problemas que puedan enfrentar si se islamizan; así que se les da del Zakat para que con la independencia económica aumente su decisión y voluntad de entrar en el Islam.

Quinto: para liberar a los esclavos o los que sufren algún tipo de servidumbre.

Sexto: a los deudores que no tienen medios para saldar sus deudas, se les da del Zakat, sea poco o mucho lo que deben, aunque sean pudientes en su alimentación. Si hay alguien que tiene para alimentar a su familia pero tiene deudas y no puede pagarlas, entonces se le ayuda del Zakat para pagar sus deudas. Pero no es lícito endeudarse con la intención de recurrir al Zakat para saldar la deuda.

Séptimo: en la causa de Al-lah, esto incluye el bien común y la defensa de la fe (el yihad) o la investigación y el estudio para bien común. Todo esto se puede financiar del Zakat.

Octavo: Ibnus Sabil, es el viajero cuyo viaje se ha interrumpido por fuerza mayor, así que se le da para que lo pueda completar o volver a su hogar.

Estos son los ocho destinos del Zakat que Al-lah mencionó en su Libro Sagrado y mencionó que esta es una obligación impuesta (farida) por Él con sabiduría y conocimiento, pues Al-lah es Sapientísimo.

Se debe tener mucho cuidado para no gastarlo fuera de estos ocho destinos, pues Al-lah los mencionó específicamente y eso indica que son los únicos que Él acepta.

Teman a Al-lah y tomen conciencia procurando la equidad. Y no piensen que el Zakat es una multa o un tributo que les hace perder, pues ciertamente es la ganancia misma. Es uno de los pilares del Islam que acompaña siempre al rezo en el Libro de Al-lah. Ponerlo en práctica es levantar uno de los grandes fundamentos del Islam; purifica al donante de los pecados y las faltas, purifica su alma y sus obras.

También es una bendición, adición y abundancia en sus bienes. Al-lah dijo: {¡Oh, creyentes! Dad en caridad parte de lo hayáis ganado y de lo que os hemos hecho brotar de la tierra, y no elijáis lo deteriorado para dar caridad, así como no lo tomaríais para vosotros mismos, a menos que convinieres en ello; y sabed que Al-lah es Opulento, Loable.} [Corán 2:267]

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se los ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah, ciertamente me refugio en Ti de la incredulidad, de la pobreza, y en Ti me amparo del tormento de la tumba, no hay nada ni nadie que merezca ser adorado sino Tú!

¡Oh Al-lah! Haz que el Corán reviva mi corazón, que sea la luz que ilumine mi alma, la cual da final a mi tristeza y alivia mis preocupaciones.

Oh Señor, anhelo Tu misericordia, no me abandones ni por un instante, y facilita mis asuntos; no hay otro a quien deba suplicar ni adorar más que a Ti.