Reforzando los lazos familiares

Resumen del tema

Al fortalecer los lazos de parentesco Allah envía Su gracia a la gente, retrasa su muerte y bendice su dinero. Es una señal de que se ha completado la creencia y el Islam. Cortar los lazos de parentesco es causa de maldición, castigo, aflicción, tortura, desaparición de la bendición y en vez de ello aparición de la enemistad y el odio.

Primer Jutba

Alabado sea Al-lah, Quien colma de bendiciones a Sus siervos y aparta de ellos muchas de las desgracias por Su misericordia. Le alabamos como corresponde a la majestuosidad de Su rostro y la grandiosidad de Su poderío. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Al-lah, Único, sin asociados. Sus promesas son inalterables, cuando Él decide algo nadie lo puede impedir, y Él es rápido en ajustar cuentas. Alabado sea Al-lah quien ha ordenado mantener nuestros lazos familiares. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero; el líder de los creyentes, el ejemplo de los justos y el mejor de los educadores. ¡Al-lah! Bendice a Muhammad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

¡Siervos de Al-lah! Hoy hablaremos de un tema muy importante para el musulmán y todos los seres humanos en general. Un asunto por el cual Al-lah extiende más su dotación a las personas, por el cual Al-lah bendice las vidas y los bienes de las personas. Se trata de los lazos familiares.

Los familiares son las personas que tienen relación consanguínea con uno, como el padre, la madre, los hijos e hijas biológicos. Igual sucede con los familiares consanguíneos de los padres e hijos biológicos, como ser los abuelos, los hermanos y los nietos, por ejemplo.

El Corán y la Sunna nos indican claramente la obligatoriedad de mantener los lazos familiares consanguíneos y la prohibición de cortar la relación con ellos, y las virtudes del buen trato para con los parientes.

Al-lah elogió a los que mantienen los lazos que Él mandó que se conservaran; dijo, refriéndose a algunas de las características de los creyentes: {No rompen los lazos familiares que Al-lah ordenó respetar, y temen a su Señor, y temen Su terrible castigo.} [Corán 13:21], y reprendió fuertemente a los que cortan estos lazos cuando dijo: {Y quienes quebrantan el compromiso que asumieron con Al-lah, rompen los lazos familiares que Al-lah ordenó respetar y corrompen en la Tierra, serán maldecidos y merecerán la peor de las moradas [el Infierno].} [Corán 13:25]

También dijo Al-lah advirtiendo a los corruptores y los que cortan los lazos familiares: {Si no obedecéis, corromperéis la Tierra y cortaréis los lazos familiares. ¿Acaso esto os agrada? Éstos son a quienes Al-lah ha maldecido haciendo que se comporten como sordos y ciegos.} [Corán 47:22-23]

También nos encomendó Al-lah tratar bien a nuestros familiares consanguíneos: {Temed a Al-lah, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Al-lah os observa.} [Corán 4:1]

Como verán, todas estas nobles aleyas nos mandan reforzar los lazos familiares y nos prohíben cortarlos.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cuando Al-lah terminó de crear las cosas, la matriz de las madres le dijo: ‘Me refugio en ti de que las personas corten los lazos de consanguinidad’. Al-lah le dijo: ‘Sí. ¿Te complacería que yo me relacione bien con los que mantienen tus lazos (consanguíneos) y me desligue de quien corte tales lazos?’ Y la matriz materna dijo: ‘¡Claro, mi Señor!’, y Él le dijo: ‘Pues te lo concedo’”. Luego, el Profeta agregó: “Y reciten si quieren (las aleyas): {Si no obedecéis, corromperéis la Tierra y cortaréis los lazos familiares. ¿Acaso esto os agrada?} [Bujari]

El Mensajero de Al-lah , la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “La matriz materna (en una representación de los lazos consanguíneos) apareció como una rama de árbol, sujeta al Trono, y dijo en voz suave: ‘¡Al-lah!, relaciónate con los que me mantienen y corta con los que me cortan’. Y Dijo Al-lah, Bendito y Elevado sea: ‘Yo soy el Clemente, y el Misericordioso (ambas palabras en árabe son de la misma raíz que Rahm, “matriz”) y de mi nombre saqué el tuyo. Quien te mantiene, mantengo Mi relación con él; y quién te corta, pues corto con el”. [Bujari en su “Adab”]

Cuando el emperador romano Heraclio preguntó a Abu Sufián, que Al-lah esté complacido con él, antes que se islamizara, durante su comercio en Sham (Siria), sobre los atributos del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y qué les mandaba; Abu Sufian le dijo: “Enseña: ‘Adoren a Al-lah y dejen lo que adoran sus padres (los ídolos), y nos manda rezar, dar limosna, ser recatados y mantener los lazos familiares’”. [Bujari]

Así pues, la prédica del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, incluyó la invitación a honrar los lazos familiares desde el principio. ¿Y cómo honramos los lazos familiares? Haciendo algo y evitando algo: actuando con nuestros familiares en buena manera y dándoles buen trato, por un lado, y evitando dañarlos, por el otro.

El buen trato con nuestros familiares tiene varias formas de expresarse; por ejemplo: aconsejándolos, consultándolos, siendo cariñosos, siendo justos, dándoles todos sus derechos obligatorios y sus derechos recomendables en lo posible, guiándolos, orientándolos, prescribiéndoles lo bueno y prohibiéndoles lo malo, siendo pacientes ante sus afrentas y evitándoles el daño. Y esto último fue citado por el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que es lo mínimo que se espera de alguien con fe: “Que evite dañar a sus hermanos musulmanes”.

¡Siervos de Al-lah! Honrar los lazos familiares es causa de una larga vida y la abundancia de bienes. Esta es la promesa del veraz y fidedigno, el que no habla por capricho. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien desee que se le dé una dotación generosa y tenga una larga vida, pues que honre sus lazos familiares”. [Bujari y Muslim]

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también aclara que al verdadero honrador de los lazos familiares se lo ve cuando sus familiares cortan los lazos con él. En cambio, el que honra sus lazos con aquellos que honran sus lazos con él, pues está retribuyendo el buen trato solamente. Estos son considerados como cumplidores de la orden de Al-lah al respecto; sin embargo, los primeros tendrán una recompensa mayor y más elevada. Por eso, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El verdadero honrador de los lazos familiares no es el que simplemente retribuye a sus familiares el buen trato, sino que es aquel que busca honrar sus lazos con aquellos familiares que han cortado relaciones con él”. [Bujari]

El Islam es una doctrina tan grandiosa que llegó a decirle al musulmán que debe honrar sus lazos familiares hasta con los que rechazan el Islam. Asma’ Bint Abi Baker, que Al-lah esté complacido con él, relató: “Vino a visitarme mi madre cuando ella aún era politeísta y apoyaba a los Quraish. Ella aprovechó la tregua que el Profeta y los qurashíes habían hecho. Le consulté al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, diciendo: ‘Mi madre vino y desea honrar los lazos familiares. ¿Puedo yo también hacerlo?’ Y él dijo: ‘Sí, honra tus lazos familiares con tu madre’”. [Bujari]

Si desean el éxito en esta vida y en la otra, honren sus lazos familiares y visiten regularmente a sus familiares. No rompan relaciones con ellos y recuerden siempre la gran recompensa que hay en el buen trato para con ellos.

¡Musulmanes! ¿Saben cuáles son los frutos de honrar los lazos familiares? Pues hay albricias y buenas nuevas al respecto, tanto en este mundo como en el otro. Citaremos algunas:

El buen trato con los familiares es señal de plenitud de la fe y de excelencia del Islam en la persona.

Es causa de abundancia en los bienes y bendiciones en la vida.

Logra que Al-lah esté complacido con la persona.

Nuestros antecesores piadosos han dicho mucho respecto a la importancia de honrar nuestros lazos familiares.

Dijo Omar, que Al-lah esté complacido con él: “Aprendan sus linajes y honren sus lazos familiares; hay algo en el parentesco entre dos personas que, si supiese uno de ellos al respecto y supiese la importancia de los lazos familiares, eso sería suficiente para evitar que rompiera tales lazos”. [Lo citó Al-Tabari en su Tafsir, 1-144]

Dijo ‘Ata Bin Abi Rabah: “Una moneda (de plata) que gaste por mi familia es más querida para mí que mil gastadas en ajenos”. Le dijo alguien: “¿Y si mis familiares fuesen tan ricos como yo?” Le respondió: “¡Aunque fuesen más ricos!” [Citado en Makarem al Ajlaq de Ibn Abi Ad-Dunia p.62]

Dijo Sa’id Bin Al Musaieb, al dejar unas monedas para sus familiares ante la inminencia de su muerte: “¡Al-lah! Tú sabes que los reuní sólo para preservar mi din y para mis necesidades. No hay bien alguno en quien no acumula dinero para pagar sus deudas y honrar sus lazos familiares y preservar su honra con ello”. [Lo citó Ibn Muflih en su Al adab Ash-Shar’ia 3/269]

Dijo ‘Amro Bin Dinar: “Deben saber que no hay, después de los pasos para ir al rezo obligatorio en la mezquita, pasos de mayor recompensa que los que se dan para visitar a un familiar”. Y dijo Sulaiman Bin Musa: “Se le preguntó a Abdul-lah Bin Muhairiz: ‘¿Cuáles son los derechos de los parientes?’ Y dijo: ‘Que los recibas bien cuando vienen a ti, y debes a acompañarlos un trecho cuando se van”. [El mismo texto anterior]

Le pido a Dios perdón por nuestras faltas- Háganlo ustedes también.

Segundo Jutba

¡Musulmanes! Así como hay una gran recompensa en honrar los lazos familiares, hay un gran castigo para quien los viola y los corta. El que corta sus lazos familiares, por ejemplo, no entra en el Paraíso. Yubair Bin Mut’im, que Al-lah esté complacido con él, relató que oyó al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: “No entrará al Paraíso quién corta sus lazos familiares”. [Bujari]

También se cita que los quemará la ceniza del Infierno. Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Un hombre vino ante el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y dijo: ‘¡Mensajero de Al-lah! Tengo unos familiares a los que trato de honrar y ellos cortan su relación conmigo, les doy buen trato y ellos me maltratan, se comportan con torpeza conmigo y yo les trato con paciencia’. Le dijo: ‘Si es como dices, entonces los consumirá la ceniza del Infierno, y no dejará de acompañarte un precedente ante Al-lah por sobre ellos mientras sigas así’”. An-Nawawi, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo al respecto: “Es como si les dieses de comer cenizas ardientes, y esta es una alegoría a lo que les vendrá de sufrimientos, similares a los que sufre quien come cenizas ardientes”.

También se cita que quien viola los lazos familiares es motivo de maldición y castigo. Dijo Al-lah: {Si no obedecéis, corromperéis la Tierra y cortaréis los lazos familiares. ¿Acaso esto os agrada? Éstos son a quienes Al-lah ha maldecido haciendo que se comporten como sordos y ciegos.} [Corán 47:22-23], y dijo también: {Aquellos que no cumplen con el pacto establecido con Al-lah luego de haberlo celebrado, rompen los lazos familiares que Al-lah ordenó respetar y corrompen en la tierra. Ésos son los perdedores.} [Corán 2:27]

Lo más grave en este sentido es cortar relaciones con los padres de uno, y luego, en orden descendiente de gravedad, cortar relaciones con los familiares en orden descendente de cercanía. Por esto mismo, dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tres veces: “¿Os informo del más grande de los pecados capitales?” Los presentes dijeron: “¡Claro, Mensajero de Al-lah!” Dijo: “Asociar a otros a la divinidad de Al-lah y maltratar a los padres”.

¡Subhan Al-lah! ¡Qué pecado tan grave había sido el maltrato a los padres! ¡Es tan grave que sigue en gravedad al politeísmo!

Otro castigo que se cita es apresurar el castigo en la vida terrena antes que la espiritual. Dice el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, “Ningún pecado amerita más que Al-lah le Adelante su castigo en este mundo, más lo que le guarde para la otra vida, que cortar los lazos familiares y la rebeldía contra la comunidad musulmana”.

¡Musulmanes! Los familiares son de distintos tipos:

Primer tipo: La gente de rectitud, devoción y fe. A esta gente se le debe honrar los lazos familiares por sus atributos mencionados anteriormente, aunque su parentesco sea lejano.

Segundo tipo: Gente herética corrupta y pecadora. Estos, a su vez, se subdividen en dos grupos:

a) Al que hace pública su herejía, su pecado, su corrupción, invitando a los demás hacia ella. A esta gente se los debe cortar totalmente, y esto para complacer a Al-lah, y no se debe ser condescendiente con ellos. Si hay algún beneficio esperado o algún daño por evitar al tratarlos, pues se los puede tratar con cautela, según la necesidad. Al-lah ha puesto una justa medida en todo, y dijo: {…a menos que lo hagáis para preveniros de ellos.} [Corán 3:28] El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue amable en presencia de ‘Uiainah Bin Hisn y, sin embargo, dijo cuando le anunciaron que venía: “¡Que malo que es ‘Uiainah!”; y cuando se le preguntó sobre tal comportamiento, dijo: “Nosotros somos amables con algunas personas, pero nuestros corazones los rechazan”.

b) Los que ocultan su herejía y su corrupción: A estos se los trata igual que los musulmanes en general, excepto que se sepa algo de su verdadera personalidad y aún así, pues si hay algún beneficio esperado o algún daño impedido, se les puede tratar y visitar, en especial si son familiares.

Tercer tipo: Incrédulos e hipócritas. Estos también se dividen en dos grupos:

a) Hostiles: A estos no se les honra nada, excepto que sea para evitar algún daño de su parte.

b) No hostiles: A estos se les trata bien y se honra sus lazos familiares. Pero alguien se preguntará: ¿Cómo puedo honrar mis lazos familiares con mis parientes incrédulos que no son hostiles?

Pues se los hace de la siguiente manera:

Esforzándose en orientarlos y aconsejarlos, invitándolos al Islam o la buena práctica de este, según sea el caso, y de varias formas.

Orar por su guía sin que lo sepan. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solía orar por su gente: “¡Al-lah! Guía a mi gente pues ellos no saben”, “¡Al-lah! Guía a los Daws y tráelos al buen camino”.

¡Teman a Al-lah, siervos de Al-lah! Y honren sus lazos familiares a través de las visitas, los presentes y la ayuda económica.

Honren sus lazos familiares con el cariño, el sentimiento, la amabilidad, el respeto y la generosidad. En fin, con todos los medios conocidos por la gente, y con seguridad que les irá bien esta vida y en la otra por venir.

Y cuídense, no vayan a cortar sus buenas relaciones con su familia, por que eso es motivo de desgracias, sufrimiento y fracaso en esta vida y la otra por venir.

Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios se lo ordena: {Ciertamente Al-lah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él.} [Corán 33:56]

¡Oh Al-lah! Me refugio en Ti de desviarme o ser desviado, de equivocarme o de que me precipite en el error, de oprimir y ser oprimido, de ser ignorante o que sean ignorantes conmigo.

¡Oh Al-lah! Tú eres el Soberano, no existe dios excepto Tú. Tú eres mi Señor y yo soy tu siervo. He sido injusto con mi alma, reconozco mis pecados, perdona todas mis culpas, y mis faltas porque nadie perdona los pecados sino Tú. Guíame hacia los mejores modales, no guía a ellos sino Tú. Aleja de mí las malas obras, no las aleja sino Tú.

¡Oh Al-lah! Perdóname tanto los pecados que cometí como lo que dejé de hacer, y aquellos que haya cometido en secreto y públicamente, y lo que haya malgastado, como también de aquellas cosas que Tú bien sabes de mí.